Valor a examen

El mercado asume que Sacyr no pagará dividendo por 2009

Los expertos creen que la compañía debe optar por profundizar en el saneamiento de su balance y en el recorte de deuda.

El mercado asume que Sacyr no pagará dividendo por 2009
El mercado asume que Sacyr no pagará dividendo por 2009

Ha sido uno de los valores del Ibex más volátiles en los dos últimos años por el fuerte impacto de la crisis económica en sus actividades, pero el perfil de Sacyr se ha ido adaptando en este tiempo a la nueva realidad. Ha reducido perímetro y, asimismo, ha disminuido deuda financiera hasta 11.861 millones de euros frente a los 14.512 millones del ejercicio precedente. Pero los analistas creen que debe ahondar más en ese camino. Sacyr cerró el jueves a 6,57 euros y se deja en el año un 17%.

Por ello, la idea de que la dirección de la compañía opte, aunque todavía no esté aprobado, por no repartir dividendo con cargo a los resultados de 2009 es asumida por los expertos y no parece que de confirmarse vaya a ser una sorpresa. Sacyr ya no abonó dividendo a cuenta por 2009 y el último repartido fue por 2008 que se elevó a 0,3 euros por acción.

Para Alberto Morillo, de Consulnor, la situación financiera del grupo dista de ser cómoda. "Las medidas que toma el presidente de la compañía buscan afrontar la situación de la mejor forma posible", afirma.

SACYR 2,04 -2,95%

También Victoria Torre, responsable del departamento de análisis de SelfBank, señala que si esa posibilidad sale adelante, el grupo que preside Luis del Rivero se ahorraría unos 91 millones de euros que destinaría a reservas. "Recordamos que uno de los objetivos prioritarios de la compañía es bajar deuda y cargar las reservas en un entorno tan complicado como el actual", subraya.

Opina que no es una estrategia contradictoria con la defensa mantenida de que Repsol, del que tiene el 20% del capital, mantuviese sus dividendos, -aunque modificó esa posición tras el acuerdo alcanzado con el presidente de la petrolera, Antonio Brufau-. "Es lógico que Sacyr pelease por el cobro del dividendo, ya que una mengua le suponía dejar de embolsarse una cantidad importante. Y tiene su lógica que esté pensando en eliminar el dividendo con cargo a los beneficios de 2009", concluye .

Alberto Morillo añade que considera sensato que maximice el flujo de ingresos, con medidas como presionar a Repsol para un mayor pago de dividendos, cuando la propia compañía puede verse obligada a recortar por completo la remuneración a sus accionistas.

Aunque la estrategia se comprenda, la reducción o anulación del dividendo no deja de ser una mala noticia para los inversores. "Si el objetivo del accionista es mantenerse en el capital a medio o largo plazo, la decisión es coherente con un plan de austeridad. Para los cazadividendos puede ser una desilusión", destaca la experta de SelfBank.

Es, por tanto, algo asumido por el mercado. El consenso de analistas consultado por FactSet da por hecho esa medida, ya que no prevé una próxima remuneración. De llevarse a la junta, tampoco contará con problemas: el consejo controla más del 70% del capital.

Desde BBVA Research se estima que el balance sigue siendo una cuestión relevante y un importante condicionante. Asevera, además, que la reducción de deuda se ha logrado básicamente por la venta de activos, lo que le ha permitido recortar el riesgo. Para UBS, que ha elevado su recomendación sobre Sacyr Vallehermoso hasta comprar desde neutral, la compañía ha tenido un mal comportamiento en Bolsa en relación a sus competidores domésticos. Concluye que el balance que presenta es mejor y que los riesgos para refinanciar su deuda son menores. Y que esto se produce en un contexto en el que la mayoría de negocios están ofreciendo mejores resultados.

Presión vendedora, tendencia bajista

A las reticencias que sigue despertando este valor se ha unido la presión vendedora. El presidente de Mutua Madrileña, Ignacio Garralda, señaló el pasado 26 de marzo que están dispuestos a vender su 5% de Sacyr. Desde el 17 de marzo, día en la que la constructora subió el 7,65%, se ha impuesto la tendencia bajista, con elevado volumen. Ha perdido desde esa sesión un 8%.

Por otro lado, BBVA Research señala que, entre las fortalezas del grupo, están su participación del 20% en Repsol y la calidad de los activos patrimoniales, mientras que entre las debilidades se encuentra la alta exposición a España. Esta entidad cita amenazas, como el ajuste residencial y el riesgo al entorno de los tipos de interés; y oportunidades: la posible reducción de la deuda inmobiliaria a través de vehículos fuera del balance o la puesta en equivalencia de la participación de Repsol. Recuerda sus próximos vencimientos relevantes: 800 millones de euros en 2010 y 6.000 millones en 2011. Sacyr no logra el apoyo de la mayor parte de los analistas: un 26% aconseja comprar, otro 26% opta por mantener y el 47% restante, por vender.