Comercio electrónico

El dueño de Cartier reta a LVMH al comprar el portal de moda Net-a-Porter

El gigante del lujo suizo Richemont no quiere perder la batalla del comercio electrónico. La compañía dueña de Cartier cerró el jueves la compra de Net-a-Porter, un portal de distribución de marcas de moda de alta gama a través de la red por el que va a pagar 225 millones de libras (alrededor de 253,6 millones de euros).

El acuerdo se produce sólo una semana después de que el grupo francés Moet Hennessy Louis Vuitton (LVMH) anunciara que va a reforzar su distribución en internet e iniciar, por ejemplo, la venta online en España. Además, la adquisición de Net-a-Porter es una de las más relevantes que realiza el sector por su elevado importe.

Richemont desvelaba además que su apuesta por este portal no es nueva, pues ya poseía cerca del 33% del accionariado pero, a partir de ahora, se convertirá en su único accionista. Un movimiento que espera dar por concluido antes del 1 de abril.

La multinacional propietaria de marcas como Chloé, Montblanc o Baume & Mercier justificaba la operación por la relevancia que le logrará al comercializar a través de la red las colecciones de unos 300 diseñadores y en cerca de 170 países.

La división seguirá bajo la presidencia de su creadora, Natalie Massenet. Actualmente, la web alcanza unos ingresos anuales de 120 millones de libras (135 millones de euros), según los datos sin auditar del ejercicio terminado el pasado 31 de enero. Su plantilla ronda las 600 personas y sus dos principales sedes están en Londres y Nueva York.

Su volumen de ventas no es excesivamente relevante en comparación con los 3.600 millones de euros que ingresó Richemont en el último ejercicio.

Batalla en internet

La compra de Net-a-Porter distancia al grupo de sus rivales galos LVMH y PPR (dueña de Gucci). Ambas empresas dieron en los últimos años muestras de cautela a la hora de apostar fuerte por las ventas online ante el temor de que pudiesen perjudicar su distribución tradicional y su expansión vía tiendas, especialmente en Asia, su principal foco de crecimiento.

Net-a-Porter es una compañía relativamente joven, ya que se fundó hace sólo diez años por una ex periodista, Natalie Massenet, que se adelantó a los grandes grupos en la venta de artículos de marcas de lujo a través de la red.