El complejo se encuentra casi paralizado

Avantis, obligada a vender activos tras el fiasco de El Reino de Don Quijote

El grupo Gedeco Avantis trata de desprenderse de activos para hacer frente a las deudas incurridas en proyectos inmobiliarios y en su gran apuesta, El Reino de Don Quijote. El complejo de ocio planteado en Ciudad Real tendría que ser inaugurado este año pero está prácticamente paralizado.

Avantis, obligada a vender activos tras el fiasco de El Reino de Don Quijote
Avantis, obligada a vender activos tras el fiasco de El Reino de Don Quijote

Gedeco Avantis, uno de los mayores grupos inmobiliarios familiares en España, ultima la venta de su centro comercial H2Ocio, situado en Rivas (Madrid), a un fondo inmobiliario por 84 millones de euros. Según fuentes del sector, el precio de la operación supone un descuento de cerca de 50 millones respecto a la inversión que el grupo realizó para la edificación del centro (en torno a 140 millones), inaugurado en 2007. La compañía, que no ha comentado esta información, trata de desprenderse de activos para hacer frente a las deudas en las que ha incurrido tras apostar por proyectos inmobiliarios y, especialmente, por El Reino de Don Quijote.

Para la familia Álvarez, propietaria de Gedeco Avantis, El Reino de Don Quijote era "el proyecto estrella" del grupo, según explica en sus últimas cuentas presentadas al Registro Mercantil. En el informe de gestión de 2007 Avantis indica que en el año 2010 debería inaugurarse las instalaciones de El Reino de Don Quijote, donde controla el 60% del capital. Este año, comentaba la compañía en su informe, tendrían que abrir sus puertas un hotel casino de la marca Caesar's; un hotel balneario; otros dos hoteles de diferente categoría; un centro comercial y un centro de congresos. Además, tendrían que existir tres campos de golf y viviendas. Pero a día de hoy el proyecto de El Reino de Don Quijote -que requería una inversión total de 699 millones- no cuenta con apenas infraestructura.

En su auditoría, Deloitte señala que Avantis, a través de su sociedad Valcansado, mantiene en su activo una inversión a cobrar a El Reino de Don Quijote de 190,7 millones y que la recuperación de esa cantidad depende de que se complete con éxito el proyecto (lo que está lejos de llegar a producirse). La compañía reconoce en su informe de gestión del ejercicio 2008 que el desarrollo del proyecto se ha ralentizado "por el actual entorno de crisis internacional económica y financiera", lo que "no hace aconsejable la solicitud de la necesaria financiación".

Socios con graves problemas

A los problemas internos de Gedeco Avantis se suman los de sus socios. El grupo firmó un préstamo hipotecario en julio de 2008 concedido por Caja Castilla La Mancha por 58 millones de euros con vencimiento el 30 de diciembre de 2010. El 18 de marzo de 2009, 11 días antes de que el Banco de España acordara la intervención de la caja, el grupo logró cancelar 32 millones. Y ese mismo día acordó con Plainsa, la división inmobiliaria de Caja Castilla La Mancha, aplazar el pago de 32 millones por la compra de una participación en una de sus sociedades, Natura, propietaria de millones de metros cuadrados de suelo en desarrollo situados en Toledo, Ciudad Real, Madrid, Cádiz, Málaga y Zaragoza.

El grupo participa en el capital de la constructora DHO, con el 7,3%, en concurso desde enero de 2009. Gedeco Avantis cuenta también con una división internacional, con intereses en Brasil, que entregó 10 millones de euros a Sánchez Romero Grupo Inmobiliario, que presentó concurso de acreedores.

Gedeco Avantis está participada por los cuatro hijos del fundador, Aurelio Álvarez, fallecido en 2006.

En causa eventual de disolución al final de 2008

A 31 de diciembre de 2008, el grupo Gedeco Avantis se encontraba "en causa de disolución obligatoria como consecuencia de que las pérdidas acumuladas han dejado reducido el patrimonio neto por debajo del 50% del capital social" advierte Deloitte en el informe de auditoría de la compañía. El administrador de Gedeco Avantis indica al auditor su confianza en lograr financiación para atender sus obligaciones. La compañía, según las cuentas de 2008, perdió ese año 302 millones de euros.

El grupo de la familia Álvarez se ha visto especialmente afectado, además de por el parón de su proyecto estrella, El Reino de Don Quijote, por el cambio legislativo en España sobre regulación y desarrollo de suelo. La compañía explica en el informe de gestión que la nueva ley, aprobada en 2007, ha supuesto una reducción del valor del suelo, especialmente el rústico, y que la misma impide la práctica, anteriormente extendida en el sector, de estimaciones de plusvalías que eran empleadas para lograr financiación bancaria. Gedeco Avantis realizó una importante apuesta por el activo del suelo, y principalmente rústico, al componer entre 2005 y 2006 la participada Grupo Empresarial Natura con un coste de 429,8 millones, importe que supera el valor teórico contable de la misma en 328 millones. Dicha empresa controla nueve sociedades propietarias de más de 15 millones de metros cuadrados de suelo, muchos de ellos rústicos no urbanizables. Al no poder, a partir de la nueva ley del suelo, apuntar plusvalías por posibles desarrollos urbanísticos en esos suelos, Gedeco Avantis tuvo que hacer todo lo contrario en sus cuentas de 2008, dotar provisiones por deterioro al caer las valoraciones, por 74,5 millones.

Gedeco Avantis. Cuentas del grupo a 31 de diciembre de 2008

Resultado: Pérdidas de 302,3 millones.

Ingresos: 11,2 millones.

Capital: 600,6 millones.

Deuda a largo plazo con empresas del grupo: 235,9 millones.

Deuda a largo plazo con entidades de crédito: 50,9 millones.

Deuda a corto plazo con empresas del grupo y entidades financieras: 63,4 millones.