Las exportadoras se recuperarán antes

La recesión derrumba la producción de la industria a niveles de 1996

La recesión ha hecho retroceder la producción industrial a niveles de 1996. Desde el inicio de la crisis se han destruido 600.000 empleos y la industria ha perdido casi 1,5 puntos de peso en el PIB (11,7%). Los sectores más exportadores son los mejor situados, según los expertos, para aprovechar la recuperación de mercados exteriores como Francia o Alemania.

La pujanza de China, con una mano de obra más barata, y el ingreso de nuevos países en la Unión Europea que también eran más competitivos por precio, produjeron una primera sacudida en la industria española a través de las deslocalizaciones. Entre 2003 y 2007 se perdieron 60.000 empleos y desaparecieron 340 empresas, según los datos de un estudio elaborado por la Fundación Ortega y Gasset.

Sin embargo, el daño provocado por la actual crisis ha sido mucho mayor. Desde 2007, la industria ha perdido 600.000 empleos (diez veces más que en los anteriores cuatro años) y ha ido perdiendo peso paulatinamente en la economía, pasando de representar un 13,1% a un 11,7% del PIB. Las empresas, en especial las dedicadas a sectores tradicionales, (textil, cuero, calzado o cuero), dependían en gran medida de la demanda interna y se han visto obligadas a bajar su producción o a cerrar por falta de pedidos.

Esto ha llevado la capacidad productiva a mínimos históricos, con un 69% del total en enero de 2010, y la producción industrial a niveles de 1996 en términos monetarios (en torno a 120.000 millones de euros). La pregunta, por lo tanto, parece evidente. ¿Cómo va a afrontar la industria la salida de la recesión? El primer camino parece que tiene que ser la internacionalización, ante la debilidad de la demanda interna, y en esa vía parece que tienen ventaja los sectores más exportadores, como los productores de automóvil, la industria farmacéutica, los fabricantes de bienes de equipo o la industria química. José Luis Castañeda, director general de Sercobe, la patronal de bienes de equipo, prevé que este año será todavía muy difícil para esas compañías, que suponen el 20% de las exportaciones. "Sin embargo, el hecho de estar consolidados en mercados exteriores nos da ventaja a la hora de estar situadas para cuando nuestros grandes mercados como Alemania o Francia empiecen a mejorar", señala.

Una ventaja que no pueden disfrutar la mayoría de las empresas industriales. De hecho sólo dos de cada diez vende sus productos en el extranjero, según la encuesta industrial de empresas que elabora el INE. La mayoría de las exportaciones están dirigidas a la los países de la Unión Europea y sólo un 6% de las compañías vende al resto del mundo.

Por lo tanto, el 80% de las empresas se limitan al mercado nacional y están condicionadas a la recuperación de la demanda interna, algo que por ahora no parece que se vaya a producir a corto plazo.

Brotes verdes

El índice de la industria manufacturera en España, elaborado por la empresa Markit, refleja que la producción en marzo creció al ritmo más elevado desde julio de 2007. Y la principal justificación a ese incremento se basa, según el informe, en el aumento de los nuevos pedidos para exportaciones.

Cuatro subsectores claves

AUTOMOCIâN. España fabricó más de dos millones de vehículos en 2009, lo que supuso la ciframás baja desde 1994. La patronal de fabricantes Anfac prevé que ese nivel, pese a la recesión, se mantendrá este año gracias a la prolongación del plan de ayudas estatales a la compra de vehículos. Luis Valero, presidente de Anfac, vincula la evolución dela producción a la recuperación de los grandes mercados españoles, como Alemania.

BIENES DE EQUIPO. Rafael Barón, presidente de la patronal de bienes de equipo (Sercobe), asegura que desde junio de 2009 no hay prácticamente demanda y que el trabajo actual es fruto de los pedidos anteriores. "Creemos que ya se ha tocado fondo y que la evolución de este año dependerá de la recuperación de mercados, como Alemania o Francia, y de la evolución de otros emergentes, como EE UU, Marruecos o Egipto".

TEXTIL. El sector textil agoniza ante la guerra de precios de la distribución y la competencia de China o India. En 2009 perdió 40.000 trabajadores y enlos últimos tres la destrucción de empleo se ha elevado a 120.000 personas. Por ello, patronal y sindicatos del sector negocian con los partidos políticos para que se amplíe este año el marco de ayudas aprobadas en 2006 ante la liberalización del comercio. El Ejecutivo ha creado este año una línea ICO para las empresas del sector manufacturero por valor de 50 millones.

FARMACæpermil;UTICO. Es la industria más intensiva en I+D, con 4.521 investigadores y unos gastos anuales de 884 millones de euros, lo que supone el 20% del total de la industria. En 2009, la facturación de este sector creció un 8,6% y sus exportaciones llegaron a 8.000 millones (un 5,1% del total). Desde la patronal se ha alertado del impacto que puede tener el recorte de precios de los medicamentos sobre la facturación de las empresas, la creación de empleo o la inversión en I+D.