Adeuda salarios a los empleados

El juez del concurso de Air Comet pide más información sobre las nóminas

El titular del Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid ha pedido a Air Comet información adicional sobre las nóminas de los 689 trabajadores que tenía la aerolínea de Marsans antes de cerrar en diciembre de 2009. El juzgado se pronunciará la semana que viene sobre si admite a trámite el concurso voluntario.

A ir Comet, la aerolínea del grupo turístico Marsans que cerró en diciembre de 2009 por el embargo judicial de su flota por impago, solicitó el martes 23 de marzo concurso voluntario de acreedores ante el Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid. El titular del juzgado emitió el viernes pasado una providencia, que sería comunicada a Air Comet entre ayer y hoy, en la que daba a la compañía cinco días laborales para presentar documentación adicional sobre las nóminas abonadas a sus empleados, según han informado fuentes judiciales.

Esta solicitud de información adicional se encuadra en la fase de subsanación que establece la legislación y constituye un indicio claro de que el juez admitirá a trámite el concurso de acreedores, algo que podría suceder previsiblemente la próxima semana. Air Comet ha solicitado concurso voluntario con un pasivo de unos 160 millones de euros tras intentar durante tres meses negociar la refinanciación de sus deudas o la venta de la compañía.

Entre los acreedores de la aerolínea figuran los propios trabajadores, a los que se calcula que la compañía adeuda entre cuatro y cinco millones de euros. En el momento del cierre, decidido el 21 de diciembre pasado, a algunos empleados se les debían más de seis mensualidades. Los sindicatos han endurecido en las últimas semanas las medidas de presión contra Marsans para que presentara el concurso de acreedores y el juez lo admitiera a trámite, un paso imprescindible para que pudieran aceptar otro empleo sin perder el derecho a cobrar en el Fogasa los salarios atrasados.

Air Comet tiene caducada desde el 15 de marzo su licencia como aerolínea

Actualmente, de los 689 empleados que tenía Air Comet, 76 se han desvinculado voluntariamente de la empresa y sobre el resto pesa un ERE suspensivo de cuatro meses.

Por otro lado, la licencia de Air Comet que concede la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA) caducó el pasado 15 de marzo. Esto significa que si la aerolínea de Marsans encuentra un comprador, el nuevo propietario tendrá que realizar todos los trámites para conseguir la licencia. Esta ya le fue retirada el 22 de diciembre tras dejar de operar por el embargo de la flota por parte de un juez británico.

La compañía recibe una carta de interés en la compra

La firma catalana Batallajuanola hizo llegar a Air Comet una carta de interés en la compra de la compañía, supeditada a los resultados satisfactorios de una auditoría. "La pelota está ahora en el tejado de los directivos de Air Comet", explicaron en Batallajuanola. Esta firma representa en España a un fondo luxemburgués especializado en comprar empresas en crisis y su intención sería liquidar las deudas de Air Comet, sanear la compañía y aprovechar parte de su flota y de su plantilla. El fondo ha presentado también una garantía de solvencia económica de 800 millones. Entre los partícipes de dicho fondo (Real Estate Distressed Fund) figura una aerolínea extranjera, dijeron en Batallajuanola. Esta firma espera que los directivos de Air Comet acepten abrir sus libros a una auditoría antes de que se admita el concurso.

La cifra

5 millones de euros es la cantidad que debe aproximadamente Air Comet a la plantilla en concepto de nóminas atrasadas de los últimos meses.