Valor a examen

Amadeus pone a prueba el mercado de OPV en Europa

Los expertos destacan que el grupo es en sí atractivo, pero que el interés dependerá del precio de salida.

Amadeus pone a prueba el mercado de OPV en Europa
Amadeus pone a prueba el mercado de OPV en Europa

La expectación que ha creado la vuelta a Bolsa de Amadeus, después de su retirada del mercado en 2005 al ser adquirida por los grupos de capital riesgo Cinven y BC Partners, puede explicarse por varios factores, desde la dimensión de la operación a las características de esta empresa tecnológica especializada en el sector turístico. Y también por el panorama de sequía de ofertas de venta sustantivas que atraviesan los mercados europeos.

Aunque la cifra a la que finalmente ascienda la oferta depende del precio que los bancos colocadores otorguen a la compañía y del porcentaje que sea vendido -no menos del 25%-, se decanta como la colocación más importante en Europa en este año. Será, asimismo, la más relevante realizada en España tras la de Iberdrola Renovables en 2007.

La operación, dirigida a inversores institucionales, se materializará a través de una oferta pública de suscripción (OPS) de acciones, con la que se prevé obtener 910 millones de euros que se destinarán a reducir deuda, y una oferta pública de venta (OPV). A través de esta última fase, los accionistas actuales -entre ellos las compañías aéreas Iberia, Air France y Lufthansa- se desprenderán de una parte proporcional a su participación.

Pero ¿cómo ha evolucionado Amadeus en estos casi cinco años en los que no ha estado bajo los focos del mercado? ¿Puede ser un valor con recorrido en el actual panorama económico y bursátil? Para Pablo García, responsable de renta variable de Oddo Securities, se trata de una gran compañía desde el prisma operativo, que está además bien gestionada. Aunque, en su opinión, cuenta con algún problema de deuda financiera -asciende a 3.288 millones de euros- y con un accionariado bastante heterogéneo. Ignacio Cantos, director de renta variable de Atlas Capital, señala que todo apunta a que en estos últimos cuatro o cinco años ha consolidado su negocio, al que califica de "oligopolio perfecto", en el mundo. Tiene una cuota mundial del 37%. Aunque matiza que cuenta aún con retos como desarrollarse más en Asia y que espera conocer más cifras y previsiones de volúmenes para emitir un juicio más concreto, añade que la "empresa, como tal, tiene atractivo".

Cantos estima, como otros expertos, que el precio de salida será clave para concretar el atractivo de la transacción, mientras que concluye que las sociedades de capital riesgo y las aerolíneas intentarán "sacar la cantidad más elevada posible" por la venta de parte de sus posiciones.

En esta línea, Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4, manifiesta que el interés de la operación "dependerá evidentemente del precio de salida". Su firma tiene hecha una valoración de Amadeus de 5.600 millones de euros -realizada con el fin de analizar Iberia-, pero afirma que la cifra no está actualizada, ya que desconocen, al no estar entre las entidades colocadoras, qué proyecciones se aportan.

En cualquier caso ése es un tema clave. En medios del mercado se habla de un valor no demasiado concreto, con una horquilla que es aún demasiado amplia -entre 6.000 millones a 10.000 millones de euros-. Entre las dificultades que todos encuentran para precisar más es que no existen en Bolsa grupos muy similares a él. Las comparaciones, según los mismos medios, más aproximadas serían con Visa o Master Card. Otro dato de partida, pero no decisivo: Amadeus fue valorada en 4.336 millones en 2005.

Pero el proceso de valoración va a toda máquina y, si todo va según los previsto, el grupo cotizará en Bolsa a finales de abril o en los primeros días de mayo.

Es un proceso en el que, además de los aspectos técnicos-matemáticos, influye los contactos que se mantienen con los posibles compradores, básicamente los gestores de fondos. La idea que predomina es que el interés es muy grande y que todos quieren conocer con detalle la empresa, que podría entrar a formar parte de sus carteras. Pero queda camino, como el registro del folleto en la CNMV y el road show que los responsables de la operación - JP Morgan, Goldman Sachs y Morgan Stanley, en primera línea- organizarán en las principales plazas financieras mundiales.

En esta línea Natalia Aguirre concluye que "existe mucha liquidez buscando rentabilidad, lo que podría facilitar el éxito de la colocación, aunque todo dependerá del precio de salida, si bien también será clave la evolución de los mercados". En esta línea, no se descarta posponer la operación en caso de fuerte incremento de volatilidad de la Bolsa como ocurrió en febrero.

Los ojos puestos en volver al Ibex

Con una capitalización que puede superar los 6.000 millones de euros y un free-float (capital que se negocia libremente en Bolsa) que estaría en el entorno del 30% o más, los analistas prevén que Amadeus pueda volver al Ibex. Y, a la espera de más datos futuros, valoran el alza constante de la facturación, el recorte de deuda, la inversión en I+D y su fuerte presencia internacional, está prácticamente presente en todo el mundo, excepto en países como Irak o Afganistán. Es, por tanto, sólo en parte la misma empresa que salió de Bolsa en 2005. Se da importancia también, y este factor influirá en su valoración, en que la mayor parte de sus contratos son a largo plazo. No obstante, entre los factores que han desaconsejado la existencia de tramo minorista se cita la complejidad tecnológica de la empresa, aunque los pequeños inversores podrán acceder a ella después, una vez cotice en Bolsa. Lo que se prevé, además, es que si todo funciona, tenga un "efecto llamada" para otras compañías que estén pensando en salir a cotizar, como destaca Natalia Aguirre, de Renta 4. "Puede abrir el camino para operaciones que vengan después", añade Pablo García, de Oddo.

Por ello se espera que no ocurra lo que sucedió con la operadora de viajes británica Travelport que anuló en febrero su plan de salir a Bolsa.

Las cifras

3,6 veces era el ratio de deuda neta sobre Ebitda del grupo en diciembre de 2009. En junio de 2007 ascendía a 5,4 veces.