A favor de impulsar un debate

Francia y Alemania, "listos" para endurecer las sanciones a los países que incumplan la estabilidad presupuestaria

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha afirmado hoy que Francia y Alemania "están listas" para impulsar un debate sobre la reforma del procedimiento contra aquellos estados miembros que incumplan el Pacto de Estabilidad, que fija las reglas de disciplina presupuestaria.

Ambos países "están en la misma posición" y consideran que el actual sistema de sanciones contra los que incumplan la obligación de mantener presupuestos equilibrados "no está adaptado" a la situación actual, afirmó Sarkozy en rueda de prensa al término de la cumbre de lideres de la UE celebrada hoy en Bruselas.

Aunque admitió que no todos los estados miembros están de acuerdo sobre el contenido de la reforma, mostró su intención de impulsar junto a la canciller alemana, Angela Merkel, un debate para "estudiar sin ''a prioris'' sanciones más adaptadas para los países que no cumplan las reglas".

El sistema actual sólo contempla multas para los países que incumplan la obligación de eliminar los déficit excesivos, algo que "no mejora la situación", destacó el presidente francés. Francia y Alemania "no excluyen ninguna posibilidad" para la revisión del procedimiento, y elaborarán una propuesta conjunta destinada a ello, según Sarkozy.

Acuerdo clave

El acuerdo entre Francia y Alemania es clave, porque a raíz de la crisis presupuestaria en Grecia, la canciller Merkel ha llegado a sugerir la posibilidad de que se expulse a un país de la unión monetaria, si incumple reiteradamente la disciplina del euro, algo que no está previsto en los tratados.

París, como la mayoría de los socios europeos, busca un reforzamiento de la parte preventiva del Pacto, que impida que un estado llegue a un deterioro de sus finanzas públicas tan incontrolable como el que experimenta Grecia. El entendimiento entre Francia y Alemania, según Sarkozy, sigue siendo "muy sólido" y, además, "es verdaderamente muy útil para Europa".

Sobre la eventualidad de que fuera necesario modificar el Tratado de Lisboa para llevar a cabo dichas reformas, Sarkozy señaló que es una opción "que no se ha contemplado de forma expresa".

Para introducir cambios en dicho texto se requiere la unanimidad de los Veintisiete, "y todo el mundo no está de acuerdo" al respecto, reconoció el presidente francés.

Una parte del texto acordado ayer por el Eurogrupo sobre Grecia ha sido incorporada hoy en las conclusiones de la cumbre de los Veintisiete, en la que se establece la creación de un grupo de trabajo con el fin de examinar "las medidas necesarias" para mejorar la salida de la crisis económica y lograr "una mayor disciplina presupuestaria".

Estas medidas, que se deberán presentar antes de finales de año, podrán explorar "todas las opciones" encaminadas a "reforzar el marco legal" comunitario, según el documento.

Sarkozy afirmó que el acuerdo de los Veintisiete sobre el caso de Grecia "ha sido un alivio para toda Europa", y mostró su esperanza de que los problemas financieros de dicho país sirvan para "mejorar los procedimientos comunitarios".