Tendencias

¿Su empresa no es competitiva? Reinvéntela en 'verde'

La innovación en clave sostenible empieza a calar en las pequeñas y medianas compañías como una baza competitiva

El cambio de modelo productivo ya no es optativo para la economía española. El viaje hacia una economía sostenible no sólo se traduce en reducir la huella contaminante en el proceso de producción porque añade valor a la imagen de las empresas. Ese "algo más" es hoy una herramienta indispensable para crear empleo y generar competitividad entre las pequeñas y medianas empresas, que son las que tiran de la economía en los países industrializados.

Que la innovación y el conocimiento son apuestas seguras a largo plazo para fortalecer la economía ya nadie lo discute. Ahora hay que ponerlas en marcha. Pero, ¿y si además esa innovación fuera 'verde'?

La Comisión Europea ha elevado la eco-innovación a prioridad para los próximos años. Bruselas dedicará una partida de 200 millones de euros entre 2008 y 2013 a financiar proyectos que fomenten la innovación y la sostenibilidad en el Viejo Continente. "El objetivo es potenciar la posición medioambiental y competitiva de Europa apoyando soluciones innovadoras que protejan el medio ambiente, al tiempo que se cree un mercado más amplio para los productos y servicios, métodos de gestión y tecnologías 'verdes'", según reza el proyecto en su página web.

En España, la empresa Laser Food ha sido uno de los 41 proyectos seleccionados para desarrollar la eco-innovación en los próximos tres años, por la que recibirán financiación de la Unión Europea.

Sus creadores, un grupo de jóvenes inversores de Valencia, decidieron en 2006 crear tecnología para seguir la huella a los productos frutícolas. El resultado es una máquina con láser que serigrafía todo tipo de mensajes en las frutas.

"Somos la única empresa del mundo que lo ha logrado, hasta ahora la fruta se quemaba, y el producto perecía en tres o cuatro días", explica Jaime Sanfélix, gerente de la compañía. Con su invento, no sólo se reduce la contaminación en el proceso de producción de las pegatinas que hoy acompañan a las frutas, sino que se añade seguridad a la cadena de distribución y a la comercialización de los alimentos, ya que permite marcar su trazabilidad.

La industria del calzado también quiere sumarse al tren de la innovación en clave sostenible. La empresa División Anatómicos S. L, con sede en Alicante, fabrica calzado profesional para aquellos sectores que necesitan modelos con una protección específica, como médicos, enfermeras, camareros o limpiadores. La compañía es líder en España en su sector y pionera en cumplir con criterios medioambientales "para diferenciarse de sus competidores", explica José Gil Vazquez, gerente de la empresa.

"Somos los únicos que tenemos la eco-etiqueta", sello de calidad medioambiental que otorga cada Comunidad Autónoma en España. En ese sello entra la investigación de nuevos materiales que no dañan el medio ambiente y favorecen la resistencia de los productos y mayor vida del producto.

El sector del calzado, bajo una fuerte presión por la competencia china, con productos baratos aunque no siempre de buena calidad, ha empujado a la industria nacional a generar nuevo valor añadido. La eco-innovación puede ayudar a crear este nuevo camino. De ahí que desde 2003, la Federación de Industrias del Calzado Español (FICE), patronal del sector, colabore con la Fundación Biodiversidad para el desarrollo de programas medioambientales.

Ahora, ambos organismos trabajan en el desarrollo de proyectos de formación ambiental bajo el programa Emplea Verde de la Fundación Biodiversidad, cofinanciado por el Fondo Social Europeo.

El programa se dirige a la creación de empresas ambientales que asesoren sobre criterios ambientales innovadores a compañías del sector del calzado en Baleares, Andalucía, Murcia, Comunidad Valenciana, Castilla la Mancha y La Rioja.

Dado que el 80% del calzado que se fabrica en España se exporta, la industria quiere aprovechar el impulso 'verde' que está tomando la economía en Europa y crear demanda de productos en este nicho de negocio. "En países como Alemania ya existe mucha demanda de productos respetuosos del medio ambiente", explica Susana de Gómez-Selles, directora de proyectos de FICE.

La asociación representa a 1.832 empresas de calzado en España, que dan empleo a 29.056 personas. El valor de producción de este sector alcanza 1.765 millones, según cifras de este organismo.

En Galicia, la Asociación de Empresarios del Parque Tecnolóxico e Loxístico de Vigo trabajará en proyectos de eco-innovación con diez empresas del consorcio de la zona franca de Vigo, que recibirán financiación para fijar nuevas perspectivas de negocio basadas en la innovación sostenible.

Las compañías Entidad Urbanística de Conservación de Vigo, Frutas Nieves e Izmar figuran en el proyecto.

El protagonista

LÁSER FOOD

Esta empresa valenciana fue el sueño de varios emprendedores que en 2006 aportaron un invento al mercado español: la primera iniciativa empresarial para imprimir mensajes comerciales o regulatorios en las frutas. Su invento es pionero y único en el mundo. Hasta ahora, muchos intentos fallidos dejaban la fruta en mal estado si se imprimía cualquier mensaje que sustituyera a la pegatina de siempre. "Ahora ya es posible", explica Jaime Sanfélix, gerente de la compañía. Con este nuevo método, se suprimen muchos kilos de papel, de tinta y de kilómetros para transportar las etiquetas que hasta ahora aparecen pegadas a las frutas. La naranja es un logro del que LaserFood está orgullosa, por ser la fruta más difícil de serigrafiar.