Deterioro del empleo y las cotizaciones

El paro lleva a 800.000 personas al borde de la exclusión social

La CEOE resalta en el Senado que el 20% de la población está en una situación de "precariedad"

El número de personas que pasa de una situación económica holgada a otra de precariedad extrema aumenta cada día. Es decir, que carece de los recursos mínimos para cubrir sus necesidades básicas. En los dos años de crisis se ha duplicado la atención de personas en los centros de acogida Cáritas Española: de 400.000 a 800.000. La entidad calcula que 1,5 millones sufren pobreza severa y alta exclusión social y más de ocho son simplemente pobres.

Un informe de la entidad presentado en el Senado señala que el deterioro del empleo y de las cotizaciones pone de manifiesto la deficiencia del sistema de protección social español. Un servicio insuficiente, a juicio de la ONG, ante el incremento de la pobreza por la crisis. La mayor parte de demandas en Cáritas son primarias, como alimentación, empleo y vivienda. æpermil;sta última ayuda cubre impagos de hipotecas, alquileres, deudas y garantías de renta. En menor medida solicitan asesorías legales, de extranjería y apoyo psicológico.

La mayoría de los atendidos no percibe ningún tipo de renta básica o mínima, según el informe. Una realidad que constata el INE. El número de hogares con todos sus miembros parados llega a 1.220.000, según los últimos datos de la EPA del cuarto trimestre de 2009. Esto supone un 47,5% más frente al trimestre del año anterior. Pero en el futuro inmediato no se ven mejoras en este aspecto. El último estudio de la OCDE asegura que la crisis empobrecerá más a España (y a Irlanda) que al resto de los países ricos. Justamente por el paro estructural y la caída del ladrillo. El perfil de los solicitantes que llegan a Cáritas ha cambiado. La mayoría va por primera vez, según Sebastián Mora, secretario general de la entidad. Una señal clara de los efectos de la recesión. "Son familias españolas y extranjeras que compraron un piso en plena burbuja inmobiliaria y que ahora lo han perdido al no poder pagar la hipoteca. O que sólo viven con los 420 euros de paro", concreta a CincoDías Rebeca Martínez, voluntaria de Cáritas en el distrito madrileño de Vallecas. Los parados recientes de la construcción, hostelería e industria; autónomos, jóvenes sin empleo, mujeres solas con cargas familiares y hombres solos de 45 años completan el universo de visitantes. La preocupación ha llegado al Parlamento que ya ha efectuado dos debates sobre el tema. En el último, celebrado ayer, el secretario general de la CEOE, José María Lacasa, reconocía que el 20% de la población está en riesgo de exclusión o "precariedad" por el aumento del paro.

Un servicio deficiente

Los servicios sociales públicos no dan abasto. El informe de Cáritas indica que éstos no cubren las demandas primarias de los más afectados por la crisis. "Bien porque no están incluidos dentro de las prestaciones básicas, o bien porque los criterios de acceso se han endurecido". Así, destaca el escaso presupuesto y la lentitud en la tramitación de las peticiones: de 30 a 90 días en promedio para fijar las citas y de tres meses para dar una respuesta. El gasto social en España respecto al PIB (el 22,7 %) es inferior al de la media europea (27,7%). En todo caso, la UE ha declarado 2010 como el Año Europeo de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social. Una de las propuestas es elevar este año en tres puntos el gasto social en los países miembros, hasta el 30,8%. En este marco, el Gobierno aprobó en el Consejo de Ministros del 26 de febrero un "plan extraordinario". æpermil;ste contempla aumentar los recursos a los ayuntamientos y ONG, subir la cantidad de subvención del 0,7% del IRPF y crear un fondo adicional de 15 millones de euros. Pero Cáritas cree que España debe hacer un esfuerzo mayor para acercarse a la media del club. La entidad sugiere, además, ajustar la acción social según las prioridades, aumentar los recursos humanos y económicos, unificar los criterios de acceso a las ayudas y fortalecer las políticas de inclusión social.

Los inmigrantes, uno de los colectivos más frágiles

El informe de Cáritas señala que los inmigrantes son uno de los colectivos más vulnerables. La crisis ha endurecido las condiciones de concesión de visados, que son denegados en origen. Esto dificulta "aún más" los vínculos familiares del inmigrante y el acceso de los estudiantes en condiciones de regularidad adminsitrativa, añade el estudio. También destaca que los expedientes de reagrupación familiar continúan siendo procedimientos largos y costosos por el endurecimiento de los requisitos exigidos y el incremento significativo de las denegaciones. En tanto que "los inexpulsables" continúan expuestos a la explotación y la exclusión social. La organización asegura que entre los extranjeros atendidos se ha incrementado la situación de irregularidad por la dificultad de renovar los permisos de residencia y trabajo. "Una dificultad que afecta en cadena a todos los miembros de la familia".

Las cifras

80 millones de personas viven en situación de pobreza relativa en toda la Unión Europea.

1,5 millones de ciudadanos sufren pobreza severa y alta exclusión social en España.