Valor a examen

La lucha por Iberdrola, más cerca

Los analistas creen que los inversores minoritarios de la eléctrica se pueden beneficiar de la planeada eliminación de los blindajes en el derecho de voto.

La lucha por Iberdrola, más cerca
La lucha por Iberdrola, más cerca

La firme decisión del PSOE de intentar sacar adelante la enmienda antiblindaje, que si es aprobada tal y como se ha planteado anulará la limitación de los derechos de voto en las empresas cotizadas, puede impactar con fuerza en el control del poder y la gestión en las algunas compañías cotizadas. Iberdrola, entre ellas.

La eléctrica ha tomado un mayor protagonismo que otros grupos afectados por diversos factores. Por un lado, por el rechazo frontal a la medida mostrado por su presidente, Ignacio Sánchez Galán, y porque ACS, accionista que con un 12,6% del capital puede beneficiarse de este cambio legislativo, no está siquiera en el consejo de administración. Adicionalmente, el debate de la enmienda en la Comisión de Economía está previsto para el próximo 24 de marzo, sólo dos días antes de la junta de accionistas de Iberdrola, en la que ACS reclamará, una vez más, acceder al consejo.

Este escenario, tan complejo para la dirección de la compañía, no es percibido con inquietud por los expertos de cara a los accionistas minoritarios. Por el contrario, en general se estima que los posibles movimientos corporativos que irían detrás de la retirada del blindaje pueden ser un revulsivo para la cotización. "Sería un incentivo para una acción que está parada y que tiene dificultades para romper los siete euros", manifiesta Alberto Roldán, responsable de renta variable de Inverseguros.

IBERDROLA 10,73 1,23%

No obstante, los analistas ven varios posibles escenarios en función de cómo reaccionen los protagonistas, desde Sánchez Galán al presidente de ACS, Florentino Pérez, sin obviar que alguna compañía foránea podría interesarse en mezclarse en un proceso que se decanta largo.

"Está claro que sin restricciones en el derecho de voto, las empresas son más vulnerables. La eliminación fomenta las compras y que entren nuevos accionistas, en este caso previsiblemente extranjeros", señala Antonio López, director de análisis de BNP Paribas Fortis. Y para la acción cree que puede ser positivo. "Más batalla legal y accionarial no le viene mal a la cotización", agrega.

Dicho esto, cree que quedan muchos pasos y que hay varias posibilidades abiertas. Recuerda que Iberdrola rechaza la entrada de ACS en su consejo con el argumento de que este grupo es un competidor, pero que si se anulan los topes a los derechos políticos de los accionistas, la constructora contará con más armas legales y más peso para lograr sentarse en el consejo. Añade que es algo que precisa no sólo para estar en el centro de las decisiones sino para integrar los resultados de la eléctrica en sus cuentas por puesta en equivalencia.

¿Llegará al 20% para tomar más poder? ¿Realizará en solitario estos movimientos o se buscará un aliado? Antonio López se plantea estas cuestiones, y sus conclusiones apuntan a que es evidente que el panorama del grupo eléctrico cambia con la reforma normativa.

Y Alberto Roldán concluye que otro aspecto innegable es que la constructora tiene voluntad de seguir adelante. "Es una inversión que tiene aparcada, que no rentabiliza del todo, sólo con los dividendos que le sirven para pagar los intereses de la deuda asumida para comprar las acciones de la eléctrica", destaca.

El experto de Inverseguros no descarta un acuerdo entre ambas partes, que comprenda la entrada de Florentino Pérez en el consejo de la eléctrica. Pero, ¿sería ésa una paz duradera? Tampoco hay nada irrebatible. Pero lo que parece indiscutible es que si se elimina el límite al derecho de voto puede comenzar una nueva batalla por una energética española.

Florentino Pérez, opas y dividendos en la junta

La junta de accionistas de la eléctrica, convocada para el 26 de marzo en primera convocatoria, promete no ser aburrida. Está, por un lado, la intención de Florentino Pérez de reclamar la entrada de su compañía en el consejo, y servirá también para detectar el nivel de apoyo a Galán de los otros accionistas institucionales: BBK y Bancaja. Además, se incorporarán dos nuevos consejeros independientes.

Si no cambia el discurso, un argumento esgrimido por el presidente de la eléctrica para mostrar su rechazo a la enmienda es que así se puede permitir que un grupo tome el control de una sociedad sin lanzar un opa.

Este razonamiento es en parte compartido por los expertos, que prevén más movimientos corporativos, pero no necesariamente más opas. No obstante, los analistas tampoco las descartan, ya que cuando se abre un proceso para tomar el control de un grupo no se puede desechar casi ninguna posibilidad. Y ven factible que si ACS se une a una compañía extranjera, la CNMV obligue al lanzamiento de una opa.

Con este panorama, la propuesta de modificación del sistema de remuneración a los accionistas queda un poco relegada. Si se aprueba, el accionista podrá optar por recibir acciones liberadas o un importe equivalente en efectivo de 0,184 euros, la misma cifra del complementario del año anterior. En ambos casos se mantiene la retribución de 208, pues ya se abonó 0,143 euros de dividendo a cuenta. Iberdrola cerró el viernes a 6,25 euros y acumula una caída del 6,22% en 2010.