Para renovar los tanqueros de EE UU

EADS se replantea volver a pujar por el contrato millonario del Pentágono

EADS se replantea volver pujar por el contrato de más de 25.850 millones de euros para renovar los tanqueros de Estados Unidos. Para ello, exige al Pentágono que amplíe los plazos previstos en 90 días.

EADS se replantea volver a pujar por el contrato millonario del Pentágono
EADS se replantea volver a pujar por el contrato millonario del Pentágono

EADS no está dispuesta a tirar la toalla fácilmente en el concurso abierto por el Pentágono para suministrar 179 aviones cisterna (tanqueros, en la jerga aeronáutica) a la Fuerza Aérea estadounidense (USAF) durante los próximos 15 años. En juego hay unos 35.000 millones de dólares (25.853 millones de euros), cifra que podría llegar hasta los 100.000 millones de dólares (73.865 millones de euros) gracias a acuerdos de mantenimiento y pedidos futuros.

Tras decidir hace diez días retirarse de la puja después de que Northrop Grumman, su socio en este proceso, entendiera que las oportunidades de ganar eran prácticamente nulas, ahora EADS deja la puerta abierta a retomar la competición. La novedad es que el Pentágono se ha mostrado dispuesto a que la filial estadounidense del consorcio europeo participe en la licitación como contratista principal, con una nueva oferta.

"EADS está actualmente evaluando esta nueva situación para decidir si la empresa se encuentra en posición de presentar una oferta adecuada a la licitación", señaló el viernes el grupo en un comunicado.

AIRBUS GROUP 67,53 -0,54%

La condición "indispensable" para que EADS reconsidere su decisión y vuelva a concursar contra Boeing es que el Departamento de Defensa "prolongue significativamente el periodo de preparación y entrega de la oferta".

Bryan Whitman, portavoz del Pentágono, desveló que el grupo ha solicitado que se amplíe en 90 días el calendario previsto, informó Bloomberg. El pasado 24 de febrero, las autoridades estadounidenses abrieron un plazo de 75 días para la recepción de ofertas vinculantes. La petición de EADS supondría extender la fecha límite del concurso hasta el mes de agosto.

Sin decisión en firme

En todo caso, el consorcio no ha tomado todavía una decisión en firme. "Al final, la empresa sólo someterá una oferta si considera, tras valorar todos los factores relevantes, que tiene posibilidades de obtener la adjudicación", matizó en el comunicado.

Además, la empresa volvió a expresar su malestar por las condiciones que recoge el pliego definitivo del concurso. A su juicio, la licitación favorece "claramente" a un avión de menor tamaño y sin las capacidades que tiene el KC-45A, el avión que propone para que la USAF renueve su flota.

Desde que a finales del año pasado se retomó el concurso de los tanqueros, tanto EADS como Northrop vienen advirtiendo que en la nueva puja se está tratando de favorecer a Boeing.

Esta es la tercera vez que el Pentágono pone en marcha un proceso para contratar nuevos aviones cisterna. El primer intento, en 2004, fue la firma de un contrato de leasing con Boeing que terminó en un escándalo con implicaciones políticas, militares y empresariales. El segundo, en 2008, se saldó con la decisión de la GAO, el interventor público de EE UU, de anular el concurso que se adjudicaron Northrop y EADS.

España aspira a un 15% de la carga de trabajo

El contrato para la renovación de la flota de aviones cisterna en EE UU puede dar un impulso a la industria aeronáutica española, ya que el centro de EADS y Airbus en Getafe (Madrid) desempeñaría un papel clave si el consorcio aeroespacial europeo consigue hacerse con la licitación.

La planta madrileña es la responsable del desarrollo del novedoso sistema de pértiga (boom) que permite el suministro de combustible entre aviones, del kit que permite convertir el modelo A-330 civil de Airbus en un tanquero, así como de la fabricación de alguno de los aviones cisterna de prueba.

Esto podría permitir a España tener un peso significativo en un posible contrato con EE UU. La oferta inicial que Northrop Grumman y EADS presentaron al Pentágono contemplaba que España pudiera hacerse con entre un 10% y un 15% de la carga de trabajo total.