hasta las 68.010 unidades

Yamaha aumentará un 40% la producción a pesar de cerrar el año pasado con pérdidas

Yamaha aumentará este año un 40% la producción de la factoría española de Palau Solitá i Plegamans (Barcelona), pasando de las 49.228 motocicletas fabricadas en 2009 a las 68.010 unidades. El 62% de la capacidad se concentrará en el nuevo modelo Xmax, lanzado en las versiones de 125 y 250 cc.

También contribuirá al incremento de la actividad el traslado de la producción de 1.700 unidades de las gamas de la MT 660 y XT 660 provenientes de la factoría italiana del grupo, que se cerrará. El presidente de Yamaha Motor España, Jorge Lasheras, destacó que no se justificaba el mantenimiento de la planta italiana por su escasa producción. Asimismo, valoró que el traslado de esta producción incrementa el valor añadido de la factoría española y diversifica la gama con motocicletas de mayor cilindrada.

En cualquier caso, Lasheras destacó que con el incremento de la producción la compañía invierte la tendencia de los dos últimos años, que en conjunto han supuesto una reducción del nivel de fabricación del 60%. "Aún estamos bajo la línea de flotación, pero observamos que la tendencia mejora ahora", remarcó. El aumento del la actividad, que ha supuesto unas inversiones de 11,9 millones de euros en los dos últimos años (4,7 millones se han destinado a la renovación del scooter Xmax), permitirá aumentar la facturación un 26%, hasta los 250 millones en 2010. Lasheras reconoció que la filial española registró pérdidas en el pasado ejercicio, "por primera vez", teniendo en cuenta la caída citada de la producción y de las ventas, que en 2007 alcanzaron un pico de 502 millones.

El máximo responsable de la filial española también habló del sector, de la caída de las expectativas de ventas del segmento de ciclomotores y de la competencia de las fábricas instaladas en China. En este sentido, señaló que a medio plazo no representan una amenaza para la planta española, pero que hay que tener en cuenta que los ciclomotores fabricados en China se venden casi a mitad de precio que los españoles.