Batalla por los derechos televisivos

Prisa gana la guerra del fútbol

Una juez obliga a Mediapro a indemnizar a AVS y a entregarle los derechos de los clubes

Prisa gana la guerra del fútbol
Prisa gana la guerra del fútbol

El Juzgado de Primera Instancia número 36 de Madrid hizo pública ayer una sentencia en la que estima, de forma íntegra, la demanda interpuesta por Audiovisual Sport (AVS) contra Mediapro por incumplir el contrato firmado en julio de 2006 para que AVS explotara los derechos audiovisuales del fútbol en Primera y Segunda División, de las temporadas 2006-2007 a la 2008-2009.

De esta forma, el tribunal condena a Mediapro a aportar a AVS (controlada en un 80% por Sogecable, la filial audiovisual de Prisa, y en un 20% por TVC Multimèdia) los derechos de televisión de los clubes españoles de Primera y Segunda.

El grupo que dirigen Jaume Roures y Tatxo Benet tampoco podrá negociar ni contratar con los equipos la cesión de estos derechos.

Prisa ya ha solicitado a sus abogados que reclamen la ejecución inmediata de la sentencia

PRISA 1,37 -0,15%

Asimismo, la sentencia condena a la productora a pagar a AVS un total de 97,2 millones de euros: 35,1 millones por los daños y perjuicios causados por incumplir el contrato; y 62,1 millones de euros en concepto de facturas que tenía pendientes de abonar. A esta cantidad habrá que añadir los intereses de demora así como el pago de las costas del proceso judicial que se generen.

Fuentes de Prisa (grupo editor de CincoDías) explicaron ayer que ya han solicitado a sus abogados que reclamen la ejecución inmediata de la sentencia. Además, aclararon que la indemnización a la que ha sido condenada Mediapro sólo se refiere a las jornadas 1 a la 19 de la temporada 2007-2008, por lo que reclamarán nuevas compensaciones por el resto de jornadas y temporadas.

El equipo jurídico de Prisa analizaba ayer las repercusiones que puede tener la sentencia, en especial en lo tocante a su alcance temporal.

Mediapro, por su parte, anunció en un comunicado que recurrirá el fallo ante la Audiencia Provincial de Madrid. "La sentencia que se ha hecho pública no es en absoluto firme. Se trata de una resolución en primera instancia a la que le espera un largo camino hasta alcanzar la firmeza judicial", manifestó la compañía. A su entender, la sentencia no es aplicable en el actual esquema de explotación de derechos de los partidos de la Liga y la Copa del Rey, que, según Mediapro, "no sufrirá ninguna modificación y que continuará con absoluta normalidad, de la misma forma que se ha hecho durante toda esta temporada".

Garantizar el modelo de explotación

En la sentencia, la magistrada María de los Ángeles Martín Vallejo acusa a Mediapro de "franco incumplimiento" del acuerdo firmado con AVS en 2006. Un acuerdo que tenía por objeto "garantizar la continuidad del modelo actual de explotación en los derechos audiovisuales del fútbol" que venía desarrollando AVS.

Este esquema de explotación, pactado por las dos partes, suponía que Audiovisual Sport explotara los derechos del fútbol desde la temporada 2006-2007 hasta la 2008-2009 de los equipos con las que ya tenían un acuerdo tanto la sociedad como Mediapro; y que se encargara de comprar los derechos de los clubes con los que no tenían acuerdo, así como de renovar los contratos que vencieran. En el caso del Real Madrid, esta tarea se encomendaba a Sogecable a partir de la temporada 2009-2010.

A pesar de este pacto, a lo largo de 2006 y durante la primera mitad de 2007 Mediapro acordó, en nombre propio, contratos con hasta 39 clubes "al margen de AVS". "Lo cierto y probado es que Mediapro, como afirmó el señor Jaume Roures, contrató con los clubes para adquirir para sí los derechos de explotación y no para cederlos a AVS, en franco incumplimiento con las cláusulas del acuerdo", subraya la magistrada, que añade que esto le permitió obtener "una posición dominante" en la explotación de los derechos audiovisuales del fútbol.

Además de esta negociación a espaldas de Audiovisual Sport, Mediapro tampoco entregó a su socio los contratos que ya había cerrado con clubes como el Valencia, el Levante o el Villareal, ni notificó la cesión de derechos a AVS a clubes como el Barcelona, el Sevilla o la Real Sociedad. En el interrogatorio ante la juez, Roures, "al margen de manifestar que no recordaba si se entregaron o no los contratos, manifestó que eran públicos". "Dichas afirmaciones no pueden ser compartidas por la juzgadora, ya que no sólo le interesa a AVS conocer las cuestiones realizadas por su socio y parte integrante del acuerdo para, así, proceder a una correcta facturación, sino que es deber de conformidad con los términos del acuerdo ceder los derechos de que era titular Mediapro", señala la sentencia del juzgado madrileño.

Mediapro argumenta

Si, por un lado, el juzgado estima la demanda presentada por AVS, por otro desestima la demanda de respuesta ("demanda reconvencional") de Mediapro contra Sogecable y TVC Multimèdia. El argumento principal esgrimido por la productora catalana para justificar sus acciones y la decisión de dar por terminado el acuerdo con AVS en agosto de 2007 es que Audiovisual Sport incumplió con anterioridad el pacto que tenían las partes.

En concreto, Mediapro recordaba que el acuerdo establecía su entrada en el capital de AVS con una participación del 25%, así como en el consejo de la sociedad, antes del 31 de octubre de 2006. Un plazo que no se pudo cumplir, ya que el acuerdo tenía que recibir el visto bueno de las autoridades de Competencia, lo que se demoró en el tiempo. Según Mediapro, la empresa no fue informada de que había que cumplir con este trámite y sólo tuvo conocimiento de ello tres días antes de que venciera el plazo previsto para entrar en el capital de AVS. La magistrada se pregunta por qué, si esta operación era esencial para Mediapro, no realizó ninguna actuación interesándose por su entrada en AVS con anterioridad y, también, por qué no lo puso negro sobre blanco en el acuerdo principal con una cláusula de terminación del contrato en caso de incumplimiento de los plazos.

Además, recuerda que, en la reunión del consejo de administración de AVS del 10 de abril de 2007, uno de los representantes de TVC Multimèdia afirmó tener "manifestación explícita de Mediapro de que no van a formalizar la compraventa de participaciones" para hacerse con un 25% del capital de Audiovisual Sport.

"Explotación pacífica"

"Si desde el año 1998 AVS y Mediapro habían explotado pacíficamente los derechos audiovisuales del fútbol español y si el acuerdo de 24 de julio de 2006 tiene por finalidad la continuidad en el sistema de explotación, cabe afirmar que un retraso de seis meses en la compra de participaciones no es un elemento esencial del contrato, a pesar de lo manifestado por el señor Roures en prueba de interrogatorio, ya que durante el año 2006, como él mismo reconoció, funcionó el statu quo y si funcionó el statu quo sin entrar a formar parte del capital de AVS, igualmente pudo seguir funcionando durante tres o cuatro meses más", señala el texto.

En la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 36 de Madrid, que se conoció ayer, también se hace referencia a la decisión de Mediapro de dar por terminado, de manera unilateral, el acuerdo con sus socios Sogecable y TVC Multimèdia, recordando que esto se puede hacer al amparo del Código Civil, en su artículo 1.124, pero sólo si el que solicita la resolución del contrato es la parte "que haya cumplido con sus obligaciones, y no el incumplidor".

Las claves del fallo

Mediapro debe abstenerse de comunicar y contratar con clubes de Primera y Segunda División de fútbol la cesión de derechos audiovisuales.

El tribunal condena a Mediapro a aportar a Audiovisual Sport (AVS) los derechos de los equipos de Primera y Segunda División y a comunicárselo a los clubes.

El grupo que dirigen Jaume Roures y Tatxo Benet deberá indemnizar a AVS con 35,1 millones por los daños y perjuicios causados y abonar 62,1 millones más de pagos pendientes.

Mejora en los resultados de publicidad

Los ingresos publicitarios de Prisa crecieron un 3,8% en el acumulado de los meses de enero y febrero de 2010. El área de radio aumentó un 5,1% y la unidad de prensa un 0,4%. El grupo destacó el crecimiento registrado por El País, con un avance en sus ingresos del 2,9%, y por el diario As, que experimentó una mejora del 27,1%.

En la televisión, los ingresos publicitarios de Cuatro (el canal de televisión en abierto del grupo) aumentaron un 11,3% y en el canal de pago Digital+ lo hicieron un 7,4%, mientras que en la televisión portuguesa TVI, la facturación por publicidad creció un 3,9%. Los negocios del área digital también mejoran los ingresos publicitarios un 7%, según informó ayer Prisa.

De forma global, en el mes de enero el crecimiento en la facturación publicitaria alcanzó el 3,6%. El pasado mes de febrero, la tendencia de recuperación continuó y la mejora lograda fue de hasta el 3,9%. "Durante el mes de marzo el comportamiento está siendo muy positivo, por lo que se espera que la tendencia en los ingresos publicitarios se mantenga", concluyó el grupo que preside Ignacio Polanco.

El pasado ejercicio, el grupo Prisa alcanzó una facturación de 3.208,58 millones de euros, tras lograr un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 623,75 millones de euros y un resultado operativo (Ebit) de 368,98 millones. La sociedad editora de CincoDías consiguió cerrar el año con un beneficio neto de 50,48 millones de euros y una mejora en la eficiencia operativa, al lograr reducir el gasto un 15,3%, en un ejercicio marcado por la crisis de los mercados y las dificultades en el sector.