Medida anticrisis

Obama firma la ley de promoción de empleo de 38.000 millones de dólares

El presidente de EE UU, Barack Obama, firmó hoy una nueva ley para la promoción del empleo valorada en más de 38.000 millones de dólares, de los que 18.000 se destinarán a desgravaciones fiscales a empresas que contraten a parados.

En una ceremonia en la Rosaleda de la Casa Blanca, el presidente estadounidense indicó que la medida, la primera que se adopta este año para promover la generación de empleo, "es completamente necesaria pero en absoluto es suficiente".

"Necesitamos hacer mucho más para alentar las contrataciones en el sector privado y conseguir la completa recuperación económica", resaltó Obama.

Según el presidente, la nueva medida ayudará sobre todo a las pequeñas y medianas empresas, "muchas de las cuales están ahora mismo indecisas acerca de si contratan o no a una persona o dos nuevas, o si no contratan a nadie".

"Esta nueva ley de empleo les ayudará a tomar esa decisión", indicó Obama, que ha asegurado que hará de la creación de puestos de trabajo su principal prioridad este año.

Además de las desgravaciones fiscales, la nueva ley prevé también la inversión de 20.000 millones de dólares en proyectos de infraestructura de transportes.

La medida quedó aprobada definitivamente en el Capitolio este miércoles tras una votación en el Senado en la que 68 legisladores se pronunciaron a favor y 29 en contra.

El índice de desempleo en EEUU alcanza en la actualidad el 9,7%. Desde el comienzo de la crisis económica actual se han destruido un total de 8,4 millones de empleos en el país.

La firma de la medida hoy representa una importante victoria psicológica para Obama, quien se encuentra inmerso en una serie de intensas negociaciones para tratar de convencer a los legisladores renuentes de que voten a favor de la reforma sanitaria, su principal prioridad legislativa.

El objetivo de la Casa Blanca es conseguir que esa medida quede aprobada antes de que el presidente parta el domingo para una gira por Guam, Indonesia y Australia, un viaje que ya aplazó tres días para poder participar en las negociaciones finales sobre la medida.