Alemania sugiere que acuda al FMI

Grecia insta a la UE a aprobar el mecanismo de ayuda la próxima semana

El primer ministro griego, Yorgos Papandreu, instó hoy a los líderes europeos a que aprueben un mecanismo de ayuda financiera a su país durante la cumbre que se celebrará en Bruselas la próxima semana, que le permita, si llega el caso, financiar su deuda a tasas de interés similares a las del resto de la zona del euro.

Papandreu insistió en que Grecia no necesita, por el momento, el dinero de sus socios europeos, pero explicó que la mera habilitación de este mecanismo podría suponer un apoyo muy valioso para su país, porque conllevaría un abaratamiento de los costes de refinanciación de su abultado déficit al apaciguar a los mercados.

"La cumbre de la próxima semana es una oportunidad para tomar una decisión. Una oportunidad para que la UE cumpla las expectativas de Grecia. Es una oportunidad que no deberíamos desaprovechar", dijo Papandreu a los medios de comunicación, tras comparecer en la comisión especial del Parlamento Europeo sobre la crisis. "Cuando tengamos ese instrumento en marcha, será suficiente para tranquilizar a los mercados, decirles que se ha terminado la especulación. Podría ser que nunca necesitáramos emplearlo", añadió el líder griego, en un claro mensaje a sus colegas que asistirán a la cumbre de los próximos 25 y 26 de marzo.

Papandreu se ha entrevistado con los principales dirigentes europeos en las últimas semanas, entre ellos Gordon Brown, José Luis Rodríguez Zapatero, Angela Merkel, Nicolas Sarkozy y Jean-Claude Juncker.

El último encuentro ocurrió ayer en Bruselas con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, quien reiteró que el Ejecutivo comunitario y los países de la zona del euro están "preparados" para ayudar a Grecia, en caso de que fuera necesario.

Pero, sin embargo, los socios de la moneda única no acaban de mandar una señal clara sobre cómo ayudarían a Grecia.

El lunes pasado, el Eurogrupo trabajó en la clarificación de un eventual instrumento de ayuda financiera a Grecia, pero descartó emplearlo para abaratar los costes de financiación griegos y optó por dejar en manos de los jefes de Estado y de Gobierno la decisión final.

Alemania sugiere que acuda al FMI

La canciller alemana, Angela Merkel, sigue siendo reticente, como demostró ayer al expresar su oposición a conceder a Grecia ayudas "de forma precipitada", porque "no se resuelven los problemas de fondo y se corre el peligro de debilitar al euro". Además, Michael Meister, portavoz de economía de Merkel, ha dicho hoy que Grecia debería mirar hacia el Fondo Monetario Internacional (FMI) si necesita ayuda.

Sin embargo, el primer ministro griego recordó hoy que su Gobierno no ha pedido ningún "dinero de los alemanes, los franceses, los italianos u otros trabajadores o contribuyentes", sino "un respaldo político fuerte para implementar las reformas".

Papandreu planteó la cuestión como un "reto" para la "familia" de la unión monetaria y la Unión Europea en su conjunto, que ahora deben mostrar su fortaleza y credibilidad ante el mundo.

Grecia, con un déficit público que en 2009 alcanzó el 12,7% del PIB, necesita recabar 55.000 millones para refinanciar su deuda en lo que queda de año, de los cuales 20.000 vencen entre abril y mayo.

Aunque en su última emisión de deuda no tuvo problemas para colocar títulos por valor de 5.000 millones a cinco años, las autoridades griegas pagaron un sobrecoste de 725 millones de euros de intereses respecto al bono alemán.