RBS planea recomprar 11.000 millones de deuda para reestructurar su balance

Royal Bank of Scotland (RBS) esta planeando una gran reestructuración de su balance general que podría incluir el rescate de 10.000 millones de libras (11.000 millones de euros) de los 28.000 millones de libras (30.800 millones de euros) de la deuda emitida por el banco con una prima a los precios actuales, según recoge hoy 'Financial Times', que cita fuertes cercanas al banco.

Este movimiento tiene como objetivo incrementar la fortaleza de su capital y su prestigio de cara a sus inversores en bonos. Esta medida es similar a la realizada ya por otros bancos, como Lloyds TSB, que en diciembre dio a conocer un acuerdo de 10.000 millones de libras (11.000 millones de euros) como parte de una reestructuración del capital de 23.500 millones de libras (25.900 millones de euros).

Según el diario económico, el director financiero, Bruce van Saun, y el responsable de gestión de capital, David O'Loan, están todavía decidiendo todos los detalles del programa. Sin embargo, las fuentes del rotativo apuntan que el plan, que se espera sea anunciado en los próximos quince días, está basado en el modelo presentado la semana pasada por el grupo holandés Rabobank.

RBS está examinando que instrumentos debería utilizar para hacer una oferta en efectivo. El banco necesita mantener una buena relación con sus inversores de bonos debido a las grandes necesidades de financiación que tiene. Según fuentes cercanas al banco, hasta 13.000 millones de libras de deuda Tier 2 podrían ser reestructurados en primer lugar.

Royal Bank of Scotland ha sido históricamente uno de los mayores emisores de deuda híbrida, medida que tenía como objetivo servir de amortiguador entre la equidad y la deuda, pero que fue impopular entre los reguladores.

El pago de intereses en la deuda existente de RBS, a menos que sea obligatorio por contrato, ha sido suspendido por dos años, bajo los términos aprobados por la Comisión Europea el pasado año sobre las ayudas estatales. La suspensión comienza a finales del próximos mes, lo que supone que cualquier reestructuración tendrá lugar antes de esa fecha.