Trata de cerrar un pacto esta semana

Fagor renegocia un pasivo de más de 500 millones con un grupo de entidades

Fagor Electrodomésticos, líder nacional en línea blanca y quinto fabricante del sector en Europa, mantiene intensas negociaciones con un grupo de bancos y cajas para cerrar esta semana un acuerdo de refinanciación sobre una deuda que supera los 500 millones.

El pool de entidades está liderado por Banco Santander, BBVA, La Caixa, Banco Vasconia (grupo Banco Popular) y Caja Laboral. Esta cooperativa de crédito, como Fagor Electrodomésticos, está integrada en Corporación Mondragón. Los contactos entre ambas partes se han intensificado durante este mes y se espera el cierre de un acuerdo durante esta misma semana, según fuentes cercanas a la operación.

Desplome de la vivienda

Las negociaciones de Fagor Electrodomésticos con sus acreedores financieros no resultan fáciles porque en la mente de todos ellos está el desplome del mercado de la vivienda. Y del vigor de esta actividad depende el principal sustento del grupo cooperativo. Los pisos de nueva construcción son los que más han notado el retroceso de la demanda, y es en estas viviendas donde Fagor Electrodomésticos consigue el máximo de rentabilidad (los hogares a inaugurar tienen que adquirir todos los equipamientos de línea blanca, desde la lavadora hasta las cocinas y los frigoríficos, pasando por equipos accesorios como el lavavajillas y otros).

Los responsables de Fagor Electrodomésticos, liderados por el director general Txema Gisasola, han contratado los servicios del banco de negocios N+1 para que actúe de mediador en los contactos con bancos y cajas. N+1 es la entidad a la que suelen recurrir en estos casos las entidades relacionadas con Corporación Mondragón.

El grupo de electrodomésticos ha tenido que asumir la brusca caída de la demanda en Europa en los últimos dos años. Sólo en España, uno de sus principales mercados junto a Polonia, las ventas del conjunto del sector han retrocedido en tres millones de unidades en ese periodo, además con retrocesos en los precios del 2% al 3%.

La subida del IVA en España a partir del próximo 1 de julio (del 16% al 18%) tampoco va a ayudar a animar la demanda. En Fagor Electrodomésticos parece que han asumido que tanto la marca como sus distribuidores tendrán que asumir ese diferencial para que no repercuta en el precio final al consumidor. El grupo vasco acumulaba pérdidas de 8,57 millones al cierre del pasado semestre de 2009, frente a unos beneficios de 164.000 euros en el mismo periodo de 2008, según los últimos datos conocidos. Las ventas hasta julio del año pasado cayeron un 16%, al contabilizar 724 millones.

En diciembre pasado, el Gobierno vasco concedió un aval de 12 millones al fabricante de línea blanca para "financiar el circulante" que active su plan de inversiones Encastre, que cuenta con un presupuesto de 65 millones. Desde el Ejecutivo de Vitoria anunciaban que el "proceso de refinanciación de la deuda", en el que ya estaba metido entonces Fagor Electrodomésticos, resultaba insuficiente para la cobertura del plan Encastre, destinado a desarrollar equipos de mayor valor añadido (con más capacidad y menor tamaño, para ganar espacio en las viviendas).

Mientras, Fagor no pierde de vista los mercados emergentes de Rusia y China, con una importante demanda latente. Eroski, también integrada en Corporación Mondragón, logró recientemente la refinanciación de una deuda a corto plazo de 1.705 millones, cuyo vencimiento ha quedado aplazado hasta 2014.

Recortes en salarios y en pagas extras

De una plantilla total integrada por unas 9.000 personas, unos 2.500 son socios de Fagor Electrodomésticos. Estos cooperativistas ya han asumido severos recortes en sus ingresos fijos para garantizar la estabilidad financiera del grupo de Arrasate-Mondragón (Guipúzcoa). En 2009 aceptaron una reducción salarial del 8% (Eroski adoptó una medida de choque similar) y en 2008 renunciaron a la paga extraordinaria de Navidad para financiar la prejubilación de 128 empleados de más de 58 años. La dirección también planteó la renuncia a parte de la paga extra de Navidad de 2009, lo que fue rechazado en asamblea por los cooperativistas.

Además del pasivo pendiente con las entidades, Fagor Electrodomésticos buscó financiación en la década pasada con la emisión de deuda a través de la fórmula de Aportaciones Financieras Subordinadas (AFS). La primera emisión, por importe de 60 millones, se realizó en 2004. La segunda y última alcanzó los 125 millones y salió al mercado en 2006. Parte de esa deuda fue adquirida por los propios cooperativistas, pero la mayoría del pasivo fue captado por fondos de inversión. El pionero en la captación de pasivo a través de esta fórmula fue Eroski, que asimismo realizó varias emisiones.

La cifra

9.000 personas integran la plantilla de Fagor Electrodomésticos, 2.500 de las cuales son cooperativistas, y se han reducido el sueldo el último año.