Eleva el gravamen de protección de 6 a 133 euros

Cataluña multiplica por 22 un impuesto aéreo, pero dice que no lo va a aplicar

La Generalitat multiplica por 22, en promedio, un impuesto de protección civil a vuelos de aviones en Cataluña. Desde 1997 la tasa era de seis euros por operación. Ahora se eleva de 11,5 euros para aparatos pequeños y a 283 para los más grandes. Un portavoz del Departamento de Política Territorial dijo que el impuesto "no se cobrará".

El Gobierno de Cataluña ha introducido una subida de impuestos a las operaciones de aviones en los aeropuertos de la comunidad autónoma a partir del pasado uno de enero que tiene alarmadas a las compañías aéreas.

El incremento afecta a un gravamen que se había introducido en 1997 en la ley de Protección Civil de Cataluña, y que, según dicho texto legal, repercutía en las operaciones de aviación comercial a razón de 1.000 pesetas (unos seis euros) por vuelo.

El pasado día 23 de diciembre de 2009, el Parlamento de Cataluña aprobó la Ley Orgánica de Medidas fiscales, financieras y administrativas, que después fue publicado en el Boletín Oficial del Estado con fecha de 18 de enero último. En el artículo 59 de esta norma se modifica el gravamen anterior.

Donde en la ley de 1997 se establecía un impuesto fijo de seis euros por vuelo, ahora se ha fijado una cantidad variable en función del número de pasajeros que tenga el avión sujeto a la obligación impositiva. Así, las aeronaves más pequeñas, de entre uno y 12 pasajeros, tendrán que tributar 11,55 euros por operación, igual que los aparatos dedicados a operaciones de carga. Las aeronaves de gran tamaño con capacidad para más de 501 pasajeros tendrán que pagar 283,55 euros por cada despegue y aterrizaje.

Entre estas dos posiciones extremas se contemplan otras siete situaciones intermedias más, de las que la más significativa es la que prevé que los aviones con capacidad entre 101 y 200 pasajeros (este calibre es el más utilizado en las operaciones que se producen en los cinco aeropuertos del territorio catalán, El Prat de Barcelona, Gerona, Sabadell, Reus y Lérida) pagarán un gravamen de 133,55 euros por operación.

Un portavoz oficial del Departamento de Política Territorial y Obras Públicas de la Generalitat ha asegurado a este diario que el impuesto citado "no va a desplegarse ni se va a aplicar". Dijo que el gravamen fue creado en 1997 y que durante este tiempo "nunca se ha repercutido". Preguntado por la importante subida que se ha aprobado en diciembre último y que, además, ha sido publicada en el BOE en enero, señaló que "algunos años se produce una actualización de todos los impuestos y, como la revisión se hace con carácter general, también se ha modificado este".

El portavoz dijo que el Departamento es consciente de que la aplicación del gravamen puede resultar muy "gravosa para las compañías", acto seguido, comento que "las aerolíneas pueden estar tranquilas porque es un impuesto que no se va a cobrar y eso lo sabe AENA y el Ministerio de Fomento".

El texto de la ley aprobada en diciembre dice que el gravamen "debe constituirse con el movimiento medio de los cinco años naturales anteriores al devengo, expresado en número de vuelos y según la capacidad de pasajeros de cada aeronave despegada o aterrizada".

La medida costaría 26 millones a las compañías

Las asociaciones patronales de las compañías aéreas han vivido bajo una situación de preocupación desde que la pasada semana alguien les advirtió de la existencia de la ley de la Generalitat que subía "de manera alarmante" un impuesto de protección civil del que ni ellas mismas eran conscientes. De manera inmediata se pusieron en contacto con AENA y con el ministerio de Fomento y en ambas instituciones dijeron desconocer la iniciativa, a pesar de que la norma había sido publicada en el BOE a mediados de enero. Estimaciones de las propias patronales sitúan en 26 millones de euros anuales el impacto del gravamen en caso de que se aplicara en los términos aprobados.