Exige medidas a corto plazo

Almunia: Las previsiones macro del Gobierno a partir de 2011 "pecan de cierto optimismo"

El comisario europeo de la Competencia, Joaquín Almunia, afirmó hoy que las previsiones macroeconómicas que el Gobierno español ha incluido en el programa de estabilidad remitido a Bruselas "podrían pecar de cierto optimismo" en lo referido al escenario a partir de 2011.

Joaquín Almunia, comisario europeo de Competencia de la Comisión Europea
Joaquín Almunia, comisario europeo de Competencia de la Comisión Europea

Durante su intervención en el Fórum Europa, se refirió así al programa de estabilidad con un horizonte de cuatro años con el que España pretende volver a un déficit del 3% en 2013, que hoy discutirá el Eurogrupo y que mañana estudiará el Ecofin.

"Lo que dice la Comisión Europea es que en 2010 está bien lo que se plantea y que en 2011 y años siguientes estaría bien si se confirman unas previsiones macro que podrían pecar de un cierto optimismo", afirmó Almunia. "Ojalá se equivoquen. Ojalá ese cierto optimismo se confirme en la realidad", añadió.

En cualquier caso, afirmó que la opinión de la Comisión Europea sobre el plan español es "positiva" y afirmó que España cuenta con la ventaja de tener un sistema financiero sólido. "No hay motivo de preocupación" al respecto, aunque sugirió que "algo más debe haber" además de los problemas por los que atraviesa Caja Castilla-La Mancha.

Precisamente, Almunia afirmó que hasta la fecha éste es el único caso de entidades financieras que han acudido a la Dirección General de la Competencia de la UE por problemas de reestructuración, y añadió que en esa "UVI" europea sólo se encuentran actualmente la absorción de Cajasur por parte de Unicaja, con carácter de prenotificación, y los dos procesos de fusión de las cajas catalanas -proyectos Gaudí y Diada-, que están siendo analizados.

Créditos directos del ICO

Por otro lado, preguntado por si el hecho de que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) comience a dar créditos directos pudiera atentar contra la normativa europea en materia de competencia, Almunia se limitó a recordar que las orientaciones aprobadas en la UE en otoño de 2008 que permiten "flexibilizar" el tratamiento de ayudas de los Estados para financiar la economía no financiera vigentes hasta finales de 2010.

"Habrá que ver si hay razones que justifican su prolongación, todavía es muy pronto", indicó para añadir que "lo que se está haciendo ahora es ver qué se está haciendo con ese marco". "Ese marco temporal afectará a las formulas de financiación del ICO como a las demás", concluyó.

Aboga por reducir el déficit fiscal

Además, Almunia consideró "aritméticamente imposible" reducir el déficit público sin recortar el gasto y bajando los ingresos, al tiempo que abogó por rebajar la carga fiscal del factor trabajo en la Unión Europea para recuperar el empleo y la competitividad.

Almunia, que también abogó por aumentar la fiscalidad sobre la energía y la riqueza, respondió así tras ser preguntado por el incremento del IVA que el Gobierno español tiene previsto aplicar a partir de julio y la oposición del PP a esta medida.

Explicó que el programa de estabilidad presentado por España para 2010 -que contempla la subida del IVA- se basa en la consolidación presupuestaria con políticas que actúan tanto por el lado del gasto como el de los ingresos y ha recibido la opinión positiva de la Comisión Europea. "Es verdad que eso -recibir una opinión positiva- no quiere decir que sea la única alternativa", dijo Almunia, que recordó que en términos presupuestarios hay diferentes "opciones y prioridades" políticas dependiendo de cada partido.

En su opinión, que haya un debate sobre la política de ingresos y gastos es "normal" y añadió que no le parece "aritméticamente posible" bajar el déficit sin recortar el gasto y al mismo tiempo reduciendo ingresos. "No es puede hablar de sostenibilidad de las cuentas públicas a medio y a largo plazo si no se avanza por vía del ingreso y del gasto", aseveró Almunia.

En este contexto, el comisario de Competencia consideró que a Europa le vendría bien hacer un "esfuerzo" para reducir la carga fiscal sobre el factor trabajo para ganar en competitividad y recuperar empleo.

Recordó que uno de los objetivos de la estrategia europea a 2020 pasa por recuperar el empleo destruido por la crisis e incluso ir más allá de las cotas alcanzadas un año antes de que estallara. "No podemos pensar en que nuestra competitividad vaya a estar basada en bajos salarios, porque esa no es la manera", afirmó Almunia, que por ello estimó "oportuno" actuar sobre el coste no salarial del factor trabajo.

La cuestión es saber de dónde sacar otros ingresos, añadió el comisario europeo, que aseguró desconocer hasta qué punto afectó al consumo la subida en tres puntos del IVA que aplicó Alemania hace unos años . "Lo que sí que recuerdo es que un tercio de los ingresos que generó se destinaron a rebajar las cotizaciones sociales", subrayó Almunia. Añadió que en Europa hay otras áreas de imposición, como la fiscalidad "verde" o la riqueza, que "curiosamente" perdieron peso antes de la crisis y que sobre las que ahora sería conveniente "avanzar".

Exige medidas a corto plazo

Por otro lado, Almunia también ha asegurado hoy que la actual crisis económica exige medidas a corto plazo y que la solución no es sólo pensar a largo plazo en la creación de un Fondo Monetario Europeo. Advirtió, además, de que la crisis griega ha demostrado que la UE "necesita poner energía política ambiciosa al servicio de mayores cuotas de integración".

Aseguró que ante el tercer paquete de medidas económicas de ajuste adoptadas por el Gobierno griego para frenar su elevado déficit público "han hecho lo que nadie se imaginaba", por lo que "ahora la pelota está en manos del conjunto del Eurogrupo", para ver cómo puede afrontar la crisis cada uno de los países de la UE.

El comisario de Competencia dijo que los países de la zona euro "ya han pasado lo peor" de la crisis, y "la sensación de caída libre ya no existe", ya que todas las economías "van saliendo de la recesión".

Sin embargo, advirtió de que salir de la recesión "no es salir de la crisis", puesto que la salida pasa por "poner orden en el sistema financiero y afrontar una estrategia de freno del endeudamiento tanto del sector publico como privado" y "que costará años", aseveró.