El día de la investidura del nuevo presidente

Levantan la alerta de tsunami en Chile tras un nuevo terremoto de 6,9 grados Richter

La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) levantó la alerta de tsunami decretada tras el terremoto de 6,9 grados en la escala Richter que este jueves sacudió de nuevo el centro y sur de Chile, informó el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla.

Ubilla, designado en el cargo por el nuevo presidente de Chile, Sebastián Piñera, precisó que la alerta de maremoto se mantiene en la Isla de Pascua, debido a las dos horas de diferencia, motivada por los 3.700 kilómetros que separan la isla del territorio continental.

El fuerte sismo, que se produjo apenas veinte minutos antes del traspaso del mando presidencial, tuvo su epicentro 40 kilómetros al oeste de la localidad costera de Pichilemu, en la región de O'Higgins.

El movimiento telúrico estuvo seguido entre las 11.55 y las 12.06 horas (de 14.55 a 15.06 horas GMT) por otras dos réplicas que alcanzaron los 6,7 grados y 5,9 grados.

En tanto, el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, descartó que hasta el momento se haya producido algún tsunami, y aseguró que sólo hubo alteraciones de la marea en algunos puntos costeros.

"Hasta esta hora no tenemos fenómenos de tsunami. Han existido, pero es también normal que se produzcan después de un sismo, alteraciones en la marea; la retirada y luego la vuelta del mar" en algunas zonas de las regiones de Valparaíso y O'Higgins, indicó.

Hinzpeter precisó que en Pichilemu se registró "una retirada del mar que volvió con cierto grado de violencia, afortunadamente sin la dimensión de lo que vivimos hace algunos días", y agregó que "se está sobrevolando la costa de manera permanente".

Consultado sobre la posibilidad de decretar el toque de queda en la región de O'Higgins, donde Piñera declaró el estado de catástrofe, Hinzpeter sostuvo que esta decisión se va a plantear "en las próximas horas" de forma conjunta con las autoridades militares a cargo de la zona.

Hasta el momento no se ha informado de nuevas víctimas a causa de este nuevo temblor, el más fuerte tras el sismo de 8,8 grados Richter que el pasado 27 de febrero causó cerca de medio millar de víctimas identificadas y más de dos millones de damnificados.