Daños en más de 2.000 km de red

Endesa gastará 50 millones en reparar los daños de la nevada en Cataluña

La compañía eléctrica Endesa afirmó hoy que gastará 50 millones de euros en reparar los daños causados por la nevada en Cataluña, que hubieran sido menores si estuviera lista la nueva interconexión eléctrica entre Francia y España.

El director general de Endesa Red, José Luis Martín, declaró en una rueda de prensa que 20.000 abonados continuaban sin electricidad tres días después del temporal de nieve y que, como muy tarde, la próxima semana estará restablecido el fluido para la mayoría.

Las consecuencias de la nevada, que Martín calificó insistentemente de "catástrofe", habrían sido mucho menores si ya funcionara la línea de Muy Alta Tensión (MAT) que conectará España y Francia, explicó.

Según Marín, resultaron dañados más de 2.000 kilómetros de red y Endesa hace "un esfuerzo titánico" con unos 700 operarios de toda España trabajan para restablecer el servicio, sobre todo en la provincia de Girona, la más afectada, donde han sido instalados 275 grupos electrógenos.

Explicó que la compañía trata de desarrollar desde hace diez años cinco proyectos "básicos" en Girona que o bien dependen de la implantación de la MAT o están bloqueados por falta de permisos de algunos ayuntamientos.

Se trata de la construcción de las subestaciones de Bescanó, Riudarenes y Santa Llogaia, y de la instalación de la línea de 132 kilovatios Olot-Santa Llogaia y la de 110 kilovatios entre Juià y Bellcaire.

"Esperamos que en cincuenta años, cuando vuelva a nevar de esta manera, estos proyectos estén ya en marcha", expresó.

Marín recordó que los afectados por los cortes de luz podrán reclamar a Endesa por los daños causados, aunque no aclaró si, al tratarse de una catástrofe, la póliza de la eléctrica resarcirá a los abonados.

"Entendemos que es una causa de fuerza mayor y que nos enfrentamos a una catástrofe de una magnitud desconocida en la zona", se limitó a decir.

El director general de Endesa en Cataluña, Josep Maria Rovira, reconoció que algunas zonas de Barcelona también sufren problemas de luz desde el pasado lunes, aunque si la dimensión de lo que ocurre en Girona.