Ofertas para captar clientes

Vodafone, Orange y Jazztel intensifican su ofensiva contra Telefónica

Vodafone y Orange han roto la atonía que ha dominado hasta ahora el mercado de telefonía fija y han lanzado a la vez una ofensiva para captar clientes de Telefónica en este campo. Jazztel, en cambio, ha dirigido su ataque al ADSL.

La rivalidad en el mercado español de telecomunicaciones ha subido varios grados en los últimos días. Vodafone, Orange y Jazztel han coincidido en el mismo día con tres propuestas diferentes, pero todas ellas encaminadas más a atacar a un enemigo común, Telefónica, que a competir entre sí.

Vodafone y Orange se han centrado en la telefonía fija. La primera ha reforzado su pugna por ganar clientes en la telefonía más tradicional sólo unos días después de ganar su pleito con Telefónica y de que el juez le permitiera publicitar sin problemas su servicio. Telefónica lo había denunciado, con el argumento de que el producto de Vodafone no es realmente un teléfono fijo, sino que funciona con tecnología móvil. Tras una primera reacción en la que el juez suspendió cautelarmente la publicidad de Vodafone, el juzgado acaba de dar vía libre a la iniciativa y la operadora lo ha aprovechado para hacer la oferta más agresiva.

Por eso, los clientes que contraten la banda ancha móvil de Vodafone hasta el 30 de abril tendrán el teléfono fijo gratis en su hogar y la posibilidad de hacer 1.000 minutos de llamadas a números fijos nacionales sin coste adicional. Hasta ahora, Vodafone reservaba esta propuesta a los clientes que contratasen su ADSL o tarifas planas de voz móvil, pero ha decidido ampliarlo para explotar el gancho de la banda ancha móvil.

TELEFÓNICA 7,72 -0,21%

Telefonía sin internet

El lanzamiento de Orange supone un cambio de estrategia para la compañía. Como adelantó este periódico el pasado día 4, la filial de France Télécom anunció ayer su primera oferta exclusiva de telefonía fija. Por 16 euros al mes durante el primer año -19 euros a partir de ahí-, los usuarios tendrán teléfono fijo y tarifa plana de llamadas a fijos nacionales, con la posibilidad de llamar también a dos números móviles de Orange.

Hasta el momento, Orange sólo daba telefonía fija asociada a paquetes de internet, pero la compañía se ha dado cuenta de que hay cerca de siete millones de clientes que sólo usan telefonía fija y que están casi exclusivamente en manos de Telefónica.

A ese grupo es al que se dirige Orange. Vodafone apunta a un público algo diferente con su propuesta, pero detrás de ella también está el convencimiento de que hay un campo por explotar en telefonía fija. Eso sí, la tecnología de la filial del gigante británico del móvil es distinta al resto. Usa la red de móvil, pero eso le permite ofrecer la posibilidad adicional de llevarse el número fuera de casa, por ejemplo, en vacaciones.

La iniciativa de Jazztel también va dirigida contra Telefónica, sobre todo porque reacciona al aumento de la velocidad de subida del ADSL que ha anunciado el ex monopolio. Jazztel, que había sido la primera compañía en darse cuenta de que los clientes necesitan más capacidad para enviar datos a la red, por la pujanza de las redes sociales, duplicará ahora a un mega la velocidad de subida de su ADSL a seis megas. A los clientes de 10 megas que estén fuera de las zonas donde Jazztel da acceso directo, el aumento irá de 320 kbps a 800 kbps. Por último, los usuarios de la modalidad de siete megas pasarán sin coste a la velocidad superior de 10 megas si su ubicación lo permite.

La crisis activa las 'infidelidades'

Parte de la explicación a las nuevas ofertas que están lanzando los competidores de Telefónica está en la mayor propensión a cambiar de operador que están mostrando los españoles desde que empezó la crisis.

El mercado que antes notó este cambio de tendencia fue la banda ancha, con las ofertas de ADSL de Jazztel, Vodafone y Orange. Pero con el tiempo ha empezado a unirse también la telefonía fija, sobre todo después de que un cambio en la regulación haya hecho más rentable este servicio para las operadoras. De ahí que Vodafone comenzara a reforzar su producto de telefonía tradicional, que lanzó hace más de dos años, y que Orange haya decidido entrar en esta competición. Jazztel lleva más tiempo en ella.