Defiende el sistema público de pensiones

Corbacho aconseja al inmigrante que "tache" a España de su agenda "inmediata"

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, aconsejó hoy a todos aquellos inmigrantes que quieran venir a trabajar a España que lo "tachen de su agenda inmediata" pero insistió en que "no" quiten esta idea de su cabeza "como un posible lugar en el que algún día puedan venir".

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho
El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho

En declaraciones a Punto Radio recogidas por Europa Press, Corbacho lamentó que "en estos momentos", España no pueda ofrecer a los extranjeros "las oportunidades que quieren buscar" debido a la "importante crisis económica y al importante número de parados" y señaló que el 30% de los inmigrantes se encuentran en situación de desempleo.

"Es razonable pensar que el trabajo que pudiera ir habiendo en un futuro es un trabajo más a compartir entre los cuatro millones de parados que tenemos en España", explicó, al tiempo que adelantó que "España volverá a crecer y será un lugar de oportunidad" para los inmigrantes.

Confía "plenamente" en el sistema de pensiones

En la misma entrevista, Corbacho afirmó que confiaba "plenamente" en el actual sistema público de pensiones, que, según dijo, deben estar garantizadas por la Seguridad Social, aunque abogó por incentivar los planes complementarios .

"Cualquier persona debe saber que quien garantiza la pensión es la Seguridad Social", afirmó en declaraciones a Punto Radio recogidas por Europa Press el titular de Trabajo, quien se mostró sorprendido por el "revuelo que se ha armado" sobre los planes de pensiones privados y por afirmar tener suscrito uno.

En este sentido, subrayó que el Pacto de Toledo de 1995 recomendaba estimular los planes de pensiones complementarios, ya que no sólo mejoran la futura pensión, sino que son un ahorro a largo plazo, además de ser productos que desgravan fiscalmente.

"Creo que no es malo", afirmó el ministro de Trabajo e Inmigración, al tiempo que consideró necesario trabajar entre todos para hacer posible que el sistema público de pensiones tenga "la misma salud económica y la misma fortaleza y sostenibilidad" dentro de 40 años.

"Las pensiones principales tienen y deben seguir siendo pensiones públicas", reiteró Corbacho, quien agregó, no obstante, que los planes de pensiones privados están para complementar la diferencia existente entre la jubilación y el último salario, que se sitúa entre el 20% y el 30%, dependiendo de los casos.

Asimismo, Corbacho apostó por incorporar los planes de pensiones en las empresas, del tal forma que en el futuro, según dijo, sean "cada vez más planes colectivos y menos planes individuales".

Preguntado por si tiene intención de continuar hasta que se agoten los dos años de legislatura, Corbacho afirmó que esa respuesta sólo la tiene el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. "Desconozco cuáles son los propósitos del presidente y, además, como buen presidente, que lo es, hace bien en no explicarlos", dijo Corbacho, quien afirmó, no obstante, que "siempre hay que tener un punto de provisionalidad en las cosas".

Acusa de populismo a Aguirre

Corbacho, además, acusó hoy a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, de ser "una persona muy populista" que "cada semana inventa una cosa para estar con un cierto populismo en los medios de comunicación", en referencia a las declaraciones en las que la dirigente 'popular' aseguró que su partido emprenderá una "campaña de rebelión" contra la "letal" subida del IVA .

"Nunca me han gustado los políticos populistas y la señora Aguirre es una populista", por lo que, "como tal, personalmente, no me gusta", manifestó Corbacho. Dicho lo cual, consideró que "se dedica a gobernar poco desde el punto de vista de los grandes problemas que puede tener la sociedad madrileña".

Para Corbacho postularse en contra de subir el IVA "queda muy bien", pero recordó que a la hora de "pedir que el Ayuntamiento anule el tema de las tasas de basuras" la actitud de Aguirre es diferente. "¿Por qué no se pone a la cabeza haciendo y diciendo que harán un esfuerzo para reducir el déficit de la Comunidad de Madrid?", cuestionó el ministro en declaraciones a Punto Radio recogidas por Europa Press.

Por otra parte, y cuestionado también por la palabras de Aguirre, el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Gerardo Díaz Ferrán, valoró que la propuesta de crear mesas donde se firme una petición en contra de la subida de impuestos "no se corresponde con la palabra rebeldía".

"Yo he leído lo que ha dicho Esperanza Aguirre y, aunque es verdad que la palabra rebeldía anda por ahí, parece que lo que propone es crear unas mesas donde se firme, por parte de los ciudadanos, una petición al Gobierno para que no suba los impuestos. Lo que parece que quiere hacer la Comunidad de Madrid no se corresponde con la palabra rebeldía", apreció.

En este sentido, Díaz Ferrán descartó que haya alguien que esté pensando "en no pagar el impuesto", lo que sí consideraría "una rebeldía", y aseguró que los empresarios, como "fieles cumplidores de la ley", si al final se produce la subida, también lo subirán y pagarán, "como todos los ciudadanos".

No obstante, indicó que "eso no quiere decir" que los empresarios "estén de acuerdo con esa subida, que no lo están", porque entre otras cosas, según explicó, "penalizará la creación de empleo y su mantenimiento". "No es el momento más oportuno para subirlo", concluyó.