Si se aplican los requisitos de capital aconsejados

Los seguros de vida se encarecerán entre un 20 y un 30%, según la Federación europea

La federación europea de compañías de seguros y reaseguros, CEA, ha alertado hoy, jueves, del encarecimiento, entre un 20 y un 30%, que puede sufrir la mayoría de las pólizas de seguros de vida, si se aplican al sector los requisitos de capital aconsejados por los reguladores.

La CEA cuestiona en un informe publicado hoy las recomendaciones realizadas por el Comité europeo de supervisores de seguros y pensiones de jubilación (Ceiops, en inglés), órgano consultivo de la Unión Europea (UE) para la regulación del sector, con sede en Fráncfort (Alemania).

Requisitos de capital excesivos o demasiado prudentes, como los sugeridos en los últimos informes del Ceiops, "podrían no sólo casar mal con la expectativa de una mayor protección de los asegurados, sino acarrear inconvenientes inquietantes para ellos, las aseguradoras y la economía en general", advierte el informe.

Según estudios recientes, citados por la CEA, el capital de solvencia puede llegar a ser entre un 65 y un 75% más alto que el estándar actual en el sector, mientras que los recursos de capital disponible pueden sufrir una reducción de entre un 25 y un 50%.

"Claramente, es necesario un equilibrio entre proteger al consumidor, incrementando los requisitos de capital, y garantizarle una amplia elección de productos de seguros a precios competitivos, a través del apoyo a un mercado del seguro saneado y en condiciones de competir", añade el documento.

De acuerdo con la CEA, el precio de los seguros de vida puede aumentar entre un 20 y un 30%, los fondos de jubilación reducirse entre un 30 y un 50%, y los seguros no de vida encarecerse entre un 5 y un 20%.

Entre los "efectos perjudiciales" atribuidos a la reglamentación en estudio, la CEA menciona también una reducción de las coberturas de riesgo y de las ventajas para los asegurados.

Un enfoque más conservador en Europa que en Estados Unidos o Asia puede situar, por último, a las compañías europeas, en desventaja respecto a sus competidoras en segmentos del mercado global y, en general, reducir el crecimiento del sector europeo en los años venideros.

Unos requisitos de capital más conservadores pueden restringir igualmente el papel del sector de seguros como inversor institucional y suministrador de capital-riesgo para la financiación del desarrollo económico a largo plazo, lo que tendría "un impacto negativo directo sobre el crecimiento del PIB", advierte la CEA.

La CEA asegura que apoya los esfuerzos de los reguladores europeos por extraer las lecciones de la grave crisis financiera de 2008-2009, pero explica que "el modelo de negocio de las aseguradoras es fundamentalmente diferente del de los bancos y más resistente a las turbulencias financieras a corto plazo".

"La industria de seguros ya aprendió las lecciones de la crisis de 2001-2002 e introdujo sistemas de gestión del riesgo y el capital mucho más sólidos. El sector ha ido más allá de los requisitos actuales de solvencia (la llamada directiva "Solvencia I") y eso le ha ayudado a soportar la última crisis", recuerda el informe.