Según el usuario el coste no se incrementaba

Orange anula una factura de 13.700 euros a un cliente por conectarse a internet desde Polonia

La compañía telefónica Orange ha anulado a un usuario una facturación por importe de 13.706 euros por conectarse a Internet desde Polonia tras una denuncia interpuesta por Facua, ya que según el usuario los teleoperadores de la empresa le aseguraron que el coste de este servicio no se incrementaría.

Según indica Facua-Consumidores en Acción en una nota emitida hoy, antes de viajar a Polonia el usuario afectado consultó al servicio de atención al cliente de Orange qué tarifas le aplicarían en este país.

Los teleoperadores de la compañía le respondieron que sólo se incrementaría el precio de las llamadas, pero que el acceso a Internet con su ordenador portátil le costaría lo mismo que si estuviese en España, donde tenía contratada la tarifa plana.

A la vuelta de su viaje, esta persona recibió dos facturas en las que se incluía no sólo el importe de la tarifa plana, sino 13.706 euros por las conexiones a Internet realizadas desde Polonia.

Según Facua, la tarifa que realmente cobra Orange por navegar en Internet desde otro país de la Unión Europea es de 11,60 euros por cada 10 megas descargados.

Ante la negativa de la compañía a anularle la factura, este usuario acudió a Facua para que emprendiese acciones en defensa de sus derechos.

La asociación exigió entonces a Orange que rectificase la facturación, ya que "la información verbal que había facilitado al usuario sobre las tarifas de acceso a Internet era errónea, sin que además le hubiese facilitado por escrito las tarifas correctas ni antes ni durante su estancia en Polonia".

Dado que el operador "insistió" en reclamar el cobro de las facturas, Facua presentó una denuncia ante la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones (Setsi), tras lo que Orange ha procedido a rectificar los recibos.

Facua ha advertido del "creciente" número de reclamaciones relativas a facturas de miles de euros por conexiones a Internet desde el extranjero debido a las "desproporcionadas" tarifas que aplican las compañías de móvil y la "falta de información" o los datos "erróneos" facilitados a los usuarios al respecto.