Con el objetivo de avanzar en las negociaciones

GM acepta la negociación global propuesta por los sindicatos

Los sindicatos de la planta de GM en Figueruelas arrancaron ayer una valiosa concesión a la dirección, que aceptó negociar conjuntamente el convenio colectivo y el plan de reestructuración.

La dirección de General Motors (GM) aceptó ayer la propuesta de negociación global puesta sobre la mesa por los cuatro sindicatos (UGT, CC OO, USO y Acumagne) que forman la mayoría del comité de empresa de la planta de Figueruelas (a las afueras de Zaragoza). De esta manera, los sindicatos ofrecieron ayer la congelación salarial en 2009 y 2010 a modo contribución al plan de ahorro exigido por la empresa.

El nuevo planteamiento implica englobar las negociaciones sobre el convenio y los planes de reestructuración y de ahorro, de modo que los acuerdos no puedan ser invalidados por una posterior resolución a nivel europeo.

El presidente del comité de empresa, José Juan Arceiz, recalcó ayer que la empresa, al responder "afirmativamente", ha querido "que en el convenio quede claro que ésta es la aportación de Figueruelas al plan de ahorro" de la multinacional. Según la información repartida ayer a la plantilla, se rechaza expresamente la posibilidad de reabrir un proceso negociador una vez finalizado el correspondiente al convenio colectivo.

Los sindicatos pretenden que cuando la plantilla vote en referéndum las propuestas sobre la reestructuración y el convenio colectivo, conozca previamente el alcance del plan de ahorro y la contribución de Figueruelas en el esquema europeo. Por ello, en el convenio se recogerán los límites establecidos por los trabajadores de la planta respecto a un eventual acuerdo marco entre las fábricas de Opel a nivel continental.

En opinión de los sindicatos mayoritarios en el comité, la nueva propuesta tiene por objeto avanzar en las negociaciones porque no puede "estar meses esperando a posibles decisiones de alcance europeo". De hecho, las plantas de Austria, Hungría, Polonia y Reino Unido ya han alcanzado acuerdos respecto al plan industrial, aunque con ahorros condicionados al plan global. Por eso, Figueruelas pretende excluir la posibilidad que de un eventual acuerdo europeo se incremente lo pactado en el ámbito local.

El Gobierno aragonés tiene prácticamente listo el aval de 200 millones de euros, a la espera del acuerdo entre empresa y trabajadores. El consejero autonómico de Economía, Alberto Larraz, considera que una cantidad similar podría ser aportada por el Gobierno central.

La cifra

1.500 empleados de la planta de Figueruelas están afectados en la actualidad por expedientes de empleo.