Bruselas permitirá la concesión de ayudas públicas

La CE quiere que todas las empresas hagan los trámites en internet en 2015

La nueva comisaria europea del sector de las telecomunicaciones, Neelie Kroes, quiere aumentar la inversión pública y privada para garantizar que las redes de banda ancha cubran todo el continente y el 75% de la población europea maneje internet con asiduidad. El borrador de su plan para la próxima década aboga por una contundente intervención política para garantizar que la UE no pierde el tren digital.

La banda ancha deberá cubrir toda Europa en 2013; el 40% de los ciudadanos y el 80% de las empresas deberían resolver a través de la Red sus papeleos administrativos antes de 2015; para ese mismo año, el historial médico del 15% de los europeos debería estar digitalizado. Esos objetivos, entre otros, forman parte de la llamada Agenda Digital para Europa que la comisaria europea Neelie Kroes aprobará en las próximas semanas y a cuyo borrador ha tenido acceso CincoDías.

La propuestas aspira a un escenario final en el que el 75% de la población europea y el 60% de las personas discapacitadas se convierten en usuarios regulares de internet, unos porcentajes que suponen un incremento de 15 y 19 puntos, respectivamente. Pero el documento parte de que ninguna de esas metas se cumplirá si no se despejan los obstáculos que todavía impiden el desarrollo de servicios públicos y privados paneuropeos a través de internet. Y entre los principales problemas por resolver, el departamento de Kroes señala "la baja inversión en el despliegue de redes".

El borrador de la Agenda Digital plantea como respuesta la movilización de recursos públicos, tanto a nivel nacional como comunitario, en apoyo de la inversión privada. En primer lugar sugiere "atraer capital hacia el sector a través de un fortalecimiento de los créditos respaldados por fondos del BEI [Banco Europeo de Inversiones] y de la Unión Europea para las infraestructuras pasivas de largo plazo y bajo riesgo".

Los fondos estructurales europeos, según la citada propuesta, también podrían utilizarse para reforzar la financiación de la red de banda de ancha de gran velocidad. El objetivo marcado para 2020 es que todos los europeos tengan acceso a internet a una velocidad de almenos 30 megas y que el 50% de los hogares disponga de una conexión por encima de los 100 megas. Para lograrlo, la Comisión Europea propone que las autoridades nacionales elaboren y desarrollen planes de despliegue de red con objetivos de cobertura y velocidad específicos, a los que podrán destinar dinero público sin infringir las normas comunitarias sobre ayudas de Estado.

La intervención pública, según la Comisión Europea, resultará imprescindible para garantizar que el despliegue de redes ultra rápidas llega a todo el territorio comunitario "y no se concentra sólo en unas cuantas áreas con mucha densidad de población". Bruselas considera que, sin una ingente movilización de recursos, Europa no podrá reducir la brecha digital que empieza a abrirse entre el Viejo Continente y otras partes desarrolladas del mundo.

Prioridad política

En su reciente documento sobre la Agenda 2020, la CE advertía que "la demanda mundial ligada a tecnologías de información y comunicación supone un valor de dos billones de euros, pero sólo una cuarta parte está cubierta por empresas europeas". Ese proyecto elevaba precisamente la apuesta por el sector digital a la misma categoría que otras prioridades de la Unión Europea, como la inversión en investigación y desarrollo, la lucha contra el cambio climático o la integración del mercado energético.

El rango político más elevado de internet también se ha visto reflejado en el nuevo organigrama de la Comisión Europea, que desde el 10 de febrero cuenta con Neelie Kroes como comisaria de Agenda Digital. Los planes para digitalizar Europa antes de 2020 son la primera iniciativa de alcance de ese departamento.