Según el Banco Mundial

España, uno de los países de la UE con mayor rigidez en el mercado laboral

El Banco Mundial estima que España es el país con mayores dificultades en la contratación de la UE, sólo seguido por Eslovenia, ambos con un índice de dificultad de 78 puntos sobre un máximo de 100, según el informe 'Doing Business 2010' del organismo internacional recogido por el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

Por ello, el Banco Mundial urge la aplicación de sistemas "flexibles" para contratar a personal, sobre todo, orientados a integrar en el mercado laboral a uno de los colectivos más afectados por la crisis, los jóvenes.

"Si se mantienen regulaciones estrictas para los contratos indefinidos, ello puede dar lugar a un sistema dual, como por ejemplo en Francia y en España", ilustra.

Aún así, Francia (67) cuenta con nueve puntos menos que España en el índice de dificultad del supervisor internacional, al igual que Luxemburgo y Rumania, mientras que Alemania e Italia se sitúan en los 33 puntos.

Austria, Dinamarca y Hungría se erigen como los mercados laborales más flexibles y por tanto, con una rigidez nula a la contratación, al no recibir ninguna puntuación. Por su parte, Bélgica, Reino Unido y Polonia ponen pocas trabas a la contratación, con un índice de 11 puntos.

El Banco Mundial calcula la rigidez laboral con arreglo a tres criterios: la prohibición o no de que los contratos temporales se apliquen a trabajos permanentes, al período máximo de duración acumulado de un contrato temporal, y a la ratio entre el salario mínimo para un aprendiz o un primer empleo en relación con el valor añadido medio por trabajador.