Previsión meteorológica

El viernes llegará a España el primer anticiclón desde diciembre

El viernes por la tarde llegará un anticiclón a España que se quedará en la Península "al menos cuatro o cinco días", concretamente hasta el martes por la tarde, dando lugar a un fin de semana con sol, sin precipitaciones, con tiempo estable y sin perturbaciones, siendo además la primera vez que esta situación atmosférica se produce desde el pasado mes de diciembre, según informó hoy el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Ángel Rivera.

Así, Rivera explicó a Europa Press que las lluvias y borrascas generalizadas comenzaron hoy a debilitarse gradualmente, de modo que sólo quedarán hoy y mañana algunas precipitaciones en Baleares, ciertos chubascos de nieve en el Pirineo y zonas montañosas de Mallorca, así como en puntos del Cantábrico oriental.

Sin embargo, hoy y algo menos mañana seguirá entrando aire frío del nordeste, dando lugar a una "sensación térmica de frío", mientras sopla el cierzo en el Valle del Ebro con una velocidad de 70 u 80 kilómetros por hora. Esta situación se irá estabilizando "poco a poco" y concretamente este miércoles sólo quedarán precipitaciones débiles en Baleares y la mitad oriental del Cantábrico. En el resto de España, desde mañana, 10 de enero, se prevén cielos poco nubosos o despejados, aunque en la madrugada se esperan heladas y temperaturas bajas, pero con menos viento.

Además, el portavoz de la AEMET añadió que el miércoles por la noche se acercará por el suroeste "la última borrasca de esta serie" y no será "excesivamente activa". Este frente dejará precipitaciones en la mitad sur que, salvo en el Estrecho y suroeste donde tendrán carácter moderado, "no serán importantes", al tiempo que podría caer alguna precipitación de nieve en alguna zona de montaña de Andalucía.

En cuanto a los termómetros, irán subiendo "grado a grado prácticamente en todas las zonas", aunque por la noche, las mínimas se mantendrán "muy bajas" y se registrarán heladas nocturnas.

Sin viento, ni lluvia

Según Ángel Rivera, de esta manera gradual se llegará al viernes, donde quizá aún quede alguna lluvia débil en el Mediterráneo, en zonas del cuadrante sureste, en Melilla, en zonas del Cantábrico oriental o Valle del Ebro, pero con un carácter "poco importante".

Asimismo, "la tendencia" para el sábado y el domingo es el cese de precipitaciones en toda España salvo en puntos del Cantábrico donde podría caer alguna precipitación. "En el resto de España, nada", aseguró Rivera que añadió que las temperaturas irán subiendo despacio.

"Vamos a estar en zona anticiclónica, porque será el primer periodo desde diciembre en el que vamos a tener anticiclón al menos durante cuatro o cinco días, que empezará a instalarse claramente por la tarde del viernes por la noche", precisó.

Igualmente, dentro de la estabilidad, el viento se irá calmando, de modo que el fin de semana se presenta "bastante tranquilo", con cielos despejados, sin precipitaciones y con temperaturas más suaves, aunque con heladas por la noche.

Este tiempo se podrá disfrutar "prácticamente hasta el martes", cuando por la noche aparecerá una nueva borrasca atlántica que entrará a la Península en la madrugada del miércoles, por lo que según el portavoz de la AEMET, aunque pueda llover en Andalucía no serán precipitaciones "especialmente intensas", sino de débiles a moderadas.

Sin embargo, de acuerdo a los modelos de predicción parece que la situación podría "abrir el camino" a una nueva secuencia de borrascas, pero este supuesto está "aún por confirmar".

Nevadas en Cataluña

En cuanto a las intensas nevadas registradas este lunes en Cataluña, Rivera subrayó que la situación estaba "perfectamente avisada", hecho que se ha reconocido por "todas las autoridades competentes", ya que había aviso de nivel naranja (riesgo importante) en toda la comunidad autónoma y la delegación del Gobierno en la región también lo había advertido desde el domingo.

De este modo, concretó que las cantidades de precipitación fueron aproximadamente las previstas, acumulándose 17 litros por metro cuadrado en Barcelona y 12 litros por metro cuadrado en Barcelona aeropuerto. Además, en las 24 horas de ayer se recogieron 96,8 litros por metro cuadrado de precipitaciones de lluvia y nieve en Estartit; El Puig de Alfavia (Baleares), 80 litros por metro cuadrado; en Blames (Gerona), 46 litros por metro cuadrado; en Arenas de Mar y Vilasart (Barcelona), 42 litros por metro cuadrado; en Lluc (Mallorca), 42 litros por metro cuadrado y 41 litros por metro cuadrado en Figueres y el aeropuerto de la Costa Brava, respectivamente.

No obstante, indicó que "donde más llovió" en la noche del lunes al martes fue en Andalucía, donde hasta las 9.00 horas en Valor (Granada) se recogieron 14 litros por metro cuadrado y entre 9 y 10 litros por metro cuadrado en zonas de Baleares y otros puntos de Andalucía.

Sobre las acumulaciones de nieve, señaló que la zona más afectada fue el litoral de Gerona, donde se llegó a un espesor de 40 centímetros o superior; de 10 a 15 centímetros se acumularon en el Ampurdán; 7 centímetros en el litoral sur de Gerona; unos 6 centímetros en el litoral de Barcelona y en el prelitoral, aproximadamente 15 centímetros de nieve, mientras que en el prepirineo de Barcelona el espesor llegó a los 20 o 30 centímetros.

Finalmente, agregó que en Tarragona, a 900 metros de altura, se acumularon unos 20 centímetros o superior, y en la zona sur de Tarragona, la cantidad fue de dos a cuatro centímetros de espesor. En Lérida, en la zona de la depresión central, el espesor de nieve alcanzó de 8 a 10 centímetros y en el Pirineo, de 10 a 20 centímetros.