2010 será todavía un año difícil

La falta de crédito redujo la inversión en hoteles el 25% en 2009, según BNP Paribas

El volumen de inversión en hoteles en 2009 cayó en España un 25% respecto a 2008, hasta los 540 millones de euros, por "la escasez de crédito y las discrepancias entre compradores y vendedores a la hora de valorar los activos", según un estudio de BNP Paribas Real Estate.

Las previsiones para 2010 de esta división inmobiliaria del grupo de servicios financieros descartan un notable incremento del volumen de inversión en el segmento de hoteles, "a menos que se produzca una corrección del precio de los activos".

Del informe se desprende que 2010 será todavía un año difícil, aunque es previsible que las transacciones aumenten, debido a la mejora de las condiciones económicas, la creciente confianza de los inversores y la entrada de nuevo stock procedente de la venta de activos en dificultades.

La operación prototipo durante 2009 en España fue la compraventa de activos individuales, por lo general hoteles de tamaño pequeño o mediano y por debajo de 20 millones de euros.

En Europa, la inversión en el segmento hotelero retrocedió aún más que en España, ya que el descenso fue del 50%, con un volumen total de 2.700 millones de euros registrado en los cinco principales mercados hoteleros -Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido-. Esta caída fue superior al descenso general de la inversión en todo tipo de inmuebles terciarios, que fue del 35% respecto al ejercicio anterior, según el informe.

De los 18,7 millones de habitaciones de hotel en todo el mundo, Europa tiene una cuota del 32%, y los cinco países analizados en este estudio -Francia, Alemania, Italia, España y el Reino Unido- el 68% de la oferta hotelera de la UE-27, con 147.000 hoteles en 2009. La recesión económica llevó a una disminución en los ingresos por habitación disponible (RevPar) en los cinco mercados analizados en el estudio durante 2009, en un rango que osciló entre el 9% de Francia y el 21% en España, hasta situarse en 41,5 euros. En España, al tiempo que descendía la demanda -las pernoctaciones bajaron un 7%- la oferta creció el 4%.