Shell tendría una posición de peso en el sector australiano

Royal Dutch Shell y PetroChina ofrecen 2.200 millones por la australiana Arrow

La compañía australiana Arrow Energy confirmó ayer haber recibido una propuesta no vinculante de compra valorada en unos 3.300 millones de dólares australianos (2.200 millones de euros) por parte de una sociedad participada por Royal Dutch Shell y PetroChina. La acción de la australiana subió ayer un 46,87%, hasta 5,11 dólares australianos.

En concreto, las dos compañías pagarían 4,45 dólares australianos en efectivo (2,97 euros) por acción, lo que supone una prima del 28% respecto al precio de cierre de las acciones de Arrow el pasado viernes, así como una participación en una nueva sociedad formada por los activos internacionales de la compañía australiana, que será colocada en Bolsa próximamente.

Arrow posee los derechos del proyecto Fisherman's Landing, la mayor reserva de gas natural del Estado de Queensland, en el noreste de Australia, entre otros activos. El gas que se extrae de las capas de carbón es una fuente atractiva de energía para determinadas compañías.

La operación de compra, de completarse, garantizaría a Shell, que hace dos años compró el 30% del capital de Arrow, una posición de peso en el sector australiano y estrecharía más las relaciones entre las compañías. Por otro lado, la adquisición de la australiana le permitiría poner en marcha su proyecto de construcción de una nueva terminal de gas en Gladstone, que según diversas fuentes podría producir hasta 16 millones de toneladas métricas de gas natural licuado al año.

Por su parte, a China le garantizaría suministro de unos recursos de los que está necesitada, según diversos analistas. La proposición representa así un paso más en la estrategia del gigante asiático de ampliar sus vínculos energéticos con Oceanía para alimentar la expansión de su economía.

El consejo de administración de Arrow Energy recomendó a los accionistas de la compañía que "en este momento no adopten ninguna decisión sobre sus acciones en Arrow", lo que supone una invitación a recibir una oferta mejorada por parte de las dos petroleras interesadas.

El precedente de la opa por Río Tinto

La oferta sobre Arrow de Shell y PetroChina puede abrir una investigación profunda de las autoridades australianas, que han tenido una relación complicada con las empresas chinas después de que Chinalco intentara el año pasado sin éxito comprar Río Tinto. El Ejecutivo australiano ya ha mostrado su preferencia porque los grandes grupos, especialmente de energía o materias primas, queden en manos de empresas locales. "PetroChina pudo haberse dado cuenta que sería difícil llegar a un acuerdo por su cuenta dada las inquietudes regulatorias", señalaron a Reuters los analistas.