La Bolsa gana el 11.000

Una remontada de 158.000 millones de euros

El Ibex ha subido el 56,8% en 12 meses y los expertos descartan que vuelva a mínimos, pese a la compleja situación económica

Sede de Lehman Brothers en Nueva York, el 10 de septiembre de 2008, justo antes de la quiebra.
Sede de Lehman Brothers en Nueva York, el 10 de septiembre de 2008, justo antes de la quiebra.

Fue el 10 de marzo de 2009. Aquel día empezó el rebote. El Ibex ganó el 4,93% y el Standard & Poor's registró una violenta subida del 6,37%. No podía ser de otra forma; los mercados llevaban medio año de desplomes y rebotes históricos. La quiebra de Lehman Brothers puso el mundo financiero al borde del colapso durante casi medio año. La banca de inversión sólo se salvaba de la quiebra por la vía de la nacionalización -palabra tabú un par de años antes-, la aseguradora AIG absorbía decenas de miles de millones de dólares en fondos públicos para cubrir sus apuestas en el otrora rentable mercado de CDS y los inversores apalancados vendían su cartera a precios de saldo. El crédito bancario estaba congelado y sólo los bancos centrales evitaban un crac de liquidez. Pero llegó el rebote, sin previo aviso, y en un año ha disipado el pánico. El miedo tardará algo más en irse.

Las preocupaciones han cambiado de tono, y son más pedestres. Si antes el mercado valoraba el futuro en términos apocalípticos, hoy lo que cuenta es si Grecia subasta bonos a 10 años o si el paro crece mucho o poco en Estados Unidos. En las últimas seis jornadas el Ibex ha recuperado un 8,81%, gracias a sesiones como la del viernes, en la que ganó el 2,55% y se colocó por encima de los 11.000 puntos. Cierra así la mejor semana desde el mes de julio, con una ganancia acumulada del 6,64%.

La cifra de empleo de EE UU en febrero espoleó las compras; se destruyeron 26.000 empleos, cuando la media de las previsiones era de 68.000, lo que permitió al Dow Jones avanzar el viernes un 1,17% y al S&P, un 1,40%. Un buen broche para una semana en la que los planes de austeridad del Gobierno griego y las cifras económicas estadounidenses han sacado a la Bolsa de la tendencia bajista de enero y febrero.

La Bolsa ha cerrado la mejor semana desde junio

La Bolsa, con todo, aún está a más de 1.000 puntos de los máximos marcados a principios de este año. El mercado ha flaqueado por primera vez desde que empezó el rebote, y se ha cebado con los activos de países como España o, especialmente, Grecia. Pero aun así la Bolsa ha recuperado un 56,8% sobre los niveles de hace 12 meses. Los 31 valores que han permanecido en el índice han recuperado 158.000 millones de euros de capitalización bursátil en este periodo. El 9 de marzo de 2009, el Ibex cotizaba en 6.817 puntos, mínimo de seis años, y sólo la intervención de gobiernos y bancos centrales evitó que siguiese cayendo. Ahora, los expertos descartan la vuelta a mínimos. "Entonces lo que se trataba era de creer o no creer en el mantenimiento del sistema y ahora esta cuestión no se plantea. No obstante, no va a ser un año fácil: hay muchas variables que influyen y problemas que no están solucionados. Se mantienen las dudas sobre la recuperación económica y la confianza sigue resentida", explica Josep Monsó, de GVC Gaesco. "El mercado asimila mejor los golpes. Creo que no se volvería a mínimos aunque un país se enfrentase a una cuestión como la suspensión de pagos de su deuda".

Que el mercado se preocupe por la deuda pública es, quizás, una de las pruebas de que la recuperación ha ido en serio. Pero también es la señal de que lo que queda por venir no será sencillo. Superado aparentemente el riesgo sistémico, quedan por lidiar asuntos como la deuda pública, la retirada de los estímulos monetarios y el proceso de desapalancamiento privado. Así, y aun teniendo en cuenta la mayor capacidad de los mercados para absorber las noticias negativas, el clima entre los analistas es de cautela. "El año va a ser más complejo que 2009, que empezó muy negativo pero que después siguió una senda alcista todos los meses. La perspectiva es que las dudas sobre la recuperación económica de Europa se mantengan. Tampoco nosotros vemos tan claro que EE UU vaya a crecer un 3% todos los trimestres", explica âscar Germade, de Cortal Consors.

"El riesgo país puede volver a afectar, y no es descartable una segunda oleada de salida de inversores institucionales extranjeros… Pero hay oportunidades de inversión y el Ibex puede subir un 10% hasta fin de año", añade Miguel Llorente de Capital at Work.

No son pocos los analistas que consideran que no se volverá a ver un momento tan propicio para invertir en Bolsa como el de hace un año. Pero, si bien la recuperación del sector financiero ha sido meteórica, no ha sucedido lo mismo en la economía real. Los brotes verdes se han repartido de forma desigual a lo largo del globo y de los sectores económicos. España, por ejemplo, es uno de los países con peores perspectivas. Pero la diversificación de negocio de sus grandes empresas y la relativa solidez del sector bancario -pese a las crecientes tasas de morosidad, no ha tenido que amortizar de momento activos tóxicos- han permitido que sólo en las últimas semanas el Ibex haya perdido comba respecto a otros mercados.

La recuperación de la economía real será mucho más lenta y trabajosa que la de la Bolsa, y la Bolsa probablemente no suba tan aprisa como en los últimos 12 meses. Los mercados, pues, están a medio camino en su vuelta a la normalidad. Evitar que la recuperación descarrile y reformar el sistema financiero para evitar otro crac son, un año después, las tareas pendientes.

Bancos y constructoras disparan su valor

Doce meses más tarde del punto de inflexión de la debacle del Ibex, todas las empresas del selectivo están en positivo. Existen grandes diferencias porque después de marzo subieron con fuerza algunas de las más castigadas en los meses anteriores, pero el balance no penaliza a nadie, ni siquiera a las que han caído en los dos meses transcurridos de 2010. No obstante, casi todos los valores del Ibex están aún lejos de sus máximos históricos.

Con una subida del 185%, el líder de este periodo es OHL, una constructora con una elevada diversificación geográfica, aunque como sector la posición más relevante es ocupada por el bancario.

Santander acumula una revalorización en los últimos 12 meses del 145%, mientras que la del BBVA es del 114%. El balance de la banca mediana es más discreto, pese a que Banesto gane un 50%.

Ferrovial, que quedó lastrada por la deuda y los problemas encontrados con las autoridades regulatorias de Gran Bretaña, mejora un 118%. Y Telecinco presenta un alza del 122%, ya que se ha visto favorecida por los movimientos corporativos. En la parte de abajo están algunas de las empresas que han concluido operaciones de opas y fusiones como Endesa y Acciona, aunque el último lugar lo ocupa Iberdrola Renovables, con una subida del 6,3%.

La cifra

52.916 millones de euros es el incremento de capitalización del Santander desde los mínimos, un tercio del aumento total del Ibex.