La cadena gana menos, pero supera sus expectativas

Mercadona avisa a los proveedores de que sólo admitirá alzas de precios justificadas

Mercadona va a seguir con su política de ajustar costes para poder reducir el precio de su carro de la compra. Juan Roig afirmó ayer que ha advertido a los proveedores de su cadena de supermercados que no asumirá ningún aumento en los precios de los productos sin justificar. Añadió que la cadena piensa seguir activa en la guerra de precios.

Mercadona avisa a los proveedores de que sólo admitirá alzas de precios justificadas
Mercadona avisa a los proveedores de que sólo admitirá alzas de precios justificadas

Mercadona ha optado por pelear por cada céntimo. La mayor cadena española de supermercados ha advertido a sus 103 interproveedores (fabricantes de su marca propia) y a los más de 2.000 proveedores que no asumirá ningún aumento de precio en los productos si no está totalmente justificado. "Nos lo tendrán que explicar con detalle, pero si no sube el precio de la materia prima ni hay cambios en los costes de producción, no vamos a aceptar ningún aumento de precio", sentenció ayer Juan Roig, presidente de Mercadona.

Roig desgranó durante la presentación de resultados toda una serie de medidas -que van desde el cambio de formato de las botellas de aceite para que ocupen menos espacio, hasta la venta a granel de fruta y verdura- que le han supuesto un ahorro total de 1.500 millones de euros que ha podido repercutir en una rebaja de precios. Según el presidente de Mercadona, el carro de compra medio mensual ha bajado en el último año de 600 a 540 euros. "La intención es seguir con esta política de reducir gastos eliminando todo lo que no aporta valor", adelantó Roig. "Por ejemplo, cambiar los botes de especias de cristal a plástico supone un ahorro de 25 céntimos por frasco", explicó el presidente de Mercadona.

Para Roig, el fruto de la rebaja de precios ha sido el incremento de las ventas registrado en 2009, no tanto en euros, si no en cantidad. La cadena se ha "inventado" una unidad, el kilitro (kilos y litros de productos), con la que mide las ventas, que han aumentado de 7.400 a 8.000. Traducido a dinero, la facturación de Mercadona sólo creció un 1%, hasta los 15.505 millones. A superficie constante (sin contar las 54 nuevas tiendas), la facturación se habría reducido, por primera vez en su historia, un 8%.

La facturación a superficie constante cayó por primera vez en su historia un 8%

El recorte de precios ha repercutido en el beneficio, ya que, pese a los ahorros de costes, la cadena ha asumido parte de la rebaja. Aun así, Roig aseguró que "nosotros queremos seguir bajando precios". El margen logrado ha pasado del 2,2% sobre ventas de 2008 al 1,9%. Así, Mercadona logró un resultado neto de 270 millones, un 16% menos. Una cifra muy superior a la que Roig estimó ahora hace un año, cuando se conformaba con ganar la mitad de los 320 millones que se apuntó en 2008.

"Sólo si ahorramos en costes no repercutiremos el IVA"

El presidente de Mercadona optó ayer por una postura diplomática ante la próxima subida del IVA. Juan Roig insistió en que la política de la compañía seguirá siendo la de bajar los precios por la vía del recorte de costes de producción y de gastos en la gestión. "Si conseguimos ahorrar en los procesos, los precios no notarán la subida del IVA, pero si no lo logramos, lo lógico será repercutirlo", dijo Roig.

El presidente de Mercadona se mostró pesimista sobre el futuro de la economía española. "Nuestro nivel de vida está muy por encima de nuestra productividad. Si no la mejoramos, como los vasos comunicantes, caerá nuestro nivel de vida hasta igualarse", dijo. Roig mostró su convencimiento de que "la crisis no ha acabado" y dejó una frase lapidaria: "Si no salimos rápido de ésta, África volverá a empezar en los Pirineos".

La cifra

330 millones de beneficio espera obtener Mercadona en 2010, lo que supondría retomar el crecimiento. La cadena prevé facturar 16.000 millones.