USCA recauda 2,2 millones

Los controladores lanzan un fondo para financiar un largo conflicto con AENA

El sindicato de controladores eleva la cuota de sus afiliados de 30 a 100 euros al mes para financiar los 2,2 millones que le cuesta la contratación del bufete Roca Junyent y de Estudio de Comunicación, ante la perspectiva del largo proceso legal con AENA, según fuentes del colectivo.

Los controladores lanzan un fondo para financiar un largo conflicto con AENA
Los controladores lanzan un fondo para financiar un largo conflicto con AENA

USCA, la central sindical que agrupa a la práctica totalidad de los 2.400 controladores aéreos de la plantilla de AENA, ha constituido un caja de resistencia para afrontar el largo proceso de pugna legal que le enfrenta al Ministerio de Fomento y a la propia AENA.

La batalla, que se libra en una mesa de negociación laboral, pero también y sobre todo en los tribunales y ante la opinión pública, tiene como elemento central de disputa la aplicación del decreto ley que entró en vigor el 5 de febrero y que modifica las condiciones de trabajo del colectivo recogidas en su convenio.

El sindicato ha subido la cuota mensual de sus afiliados de 30 a 100 euros y, además, les ha remitido un recibo extra de 100 euros para hacer frente al pago inicial en la contratación del bufete de Roca Junyent y del gabinete de relaciones con la prensa Estudio de Comunicación.

Los procesos judiciales pueden alargarse durante tres años

El esfuerzo económico extra que USCA pide a sus afiliados se puede cuantificar en 2,25 millones de euros durante el presente ejercicio de 2010. Los controladores, que ya han sufrido un importante recorte en sus ingresos con la aplicación del decreto de Fomento, tendrán que seguir aportando una cantidad similar para el ejercicio de 2011 y tal vez también para 2012, ya que el proceso legal que les enfrenta a AENA y al Gobierno "se presenta muy largo y muy duro", según fuentes conocedoras de la situación. Este diario adelantó que el USCA había contratado al bufete de Roca Junyent para oponer su experiencia legal al despacho Cusan, que representará a AENA y a Fomento en la disputa laboral.

Los controladores han confiado a Estudio de Comunicación la gestión de sus relaciones con la prensa, aspecto que el sindicato entiende que es "crucial" dado el deterioro de imagen que ha sufrido el colectivo ante la opinión pública. Fuentes de Estudio de Comunicación confirmaron que han sido contratados por USCA, pero hicieron hincapié en que su trabajo se centrará en las relaciones con los medios.

La mesa de negociación del convenio colectivo de los controladores, en la que han conseguido un protagonismo casi absoluto los abogados de Roca y de Cusan, mantuvo una primera reunión el pasado jueves y no volverá a reunirse hasta dentro de dos semanas.

Las partes han constatado las "enormes diferencias" que existen entre las posiciones. AENA quiere empezar a discutir a partir del decreto y USCA exige que la base de la negociación sea el convenio colectivo anterior.

Juan María Gil pide la cuenta

El presidente del sindicato de controladores, Juan María Gil, y artífice de la posición laboral conseguida por el colectivo en las tres últimas décadas, ha solicitado su baja en la plantilla de AENA alegando que han sido modificadas unilateralmente sus condiciones de trabajo.

Gil se encuentra al filo de la edad de jubilación, los 65 años, pero ha adoptado esta actitud como parte de la estrategia legal que, en diferentes frentes, va a adoptar el colectivo.

En este sentido, unos 100 controladores han iniciado las gestiones para interponer una demanda contra AENA por haber paralizado los trámites que ya habían iniciado para acogerse a un sistema de prejubilación contemplado en el primer convenio del colectivo bajo el nombre de "licencia especial retribuida". Este supuesto permite la jubilación anticipada de los controladores a los 55 años, o a los 52 con 30 años de antigüedad. AENA ha paralizado todos estos procesos.