Con el impulso del consumo

China considera 2010 crucial para el cambio de modelo de la economía

El primer ministro de China, Wen Jiabao, dijo hoy al inaugurar la Asamblea Nacional Popular (ANP) que hay que cambiar el modelo de desarrollo en China, impulsando el consumo, la competitividad e innovación de las empresas.

En su discurso, el primer ministro afirmó que con una previsión de crecimiento en torno al 8% en 2010 y una inflación del 3%, se debe acelerar el reajuste estructural.

"Existen problemas agudos que reclaman una solución urgente. No podemos identificar la tendencia favorable de la economía con la mejora radical de su funcionamiento", destacó Wen ante casi 3.000 delegados que escucharon su discurso sobre la labor del Gobierno y las directrices a seguir.

"Aunque se espera un aumento de la recuperación mundial, los riesgos financieros no han desaparecido y los precios de las materias primas y los tipos de cambio están sujetos a mayores fluctuaciones, además de que se reavivó el proteccionismo. Será un año crucial", afirmó.

Wen defendió que una política fiscal activa y monetaria moderadamente laxa son necesarias para acelerar el reajuste estructural, la transformación del modelo de desarrollo y controlar las tendencias inflacionarias.

En el déficit presupuestario previsto en 2010 de 154.000 millones de dólares, el 10% más que en 2009, influirá la continuación del paquete de apoyo contra la crisis lanzado en 2008 (586.000 millones de dólares), la mejora de la seguridad social y de la vida del pueblo en general, así como la reducción impositiva para impulsar el consumo y la reestructuración.

El crecimiento del PIB chino, que en 2009 fue del 8,7% en 2009, será, según Wen, del 8 por ciento este año, cifra mínima para evitar que el desempleo urbano supere el 4,6 por ciento y aumenten más las diferencias entre ricos y pobres que pudieran originar inestabilidad social.

Wen destacó hoy que China debe aprovechar este año "crucial" para dejar de basar su economía en la exportación de manufacturas baratas.

"Ante todo es preciso intensificar la reconversión, encauzando a las empresas en el desarrollo de nuevos productos, ahorro de energía, control de calidad haciendo hincapié en las marcas, servicios y rentabilidad a fin de situar los productos nacionales en un nivel más elevado", manifestó.

"Es preciso desarrollar vigorosamente industrias como las nuevas energías, nuevos materiales, ahorro energético, biomedicina, redes informáticas y manufacturas, avanzar en el desarrollo de vehículos de nuevas energías, integración de las redes de telecomunicaciones, televisión por cable y el uso de Internet", agregó.

Para todo ello se apoyará fiscalmente a las Pymes, especialmente para su reconversión tecnológica tanto por el Gobiernos central como los territoriales reforzando el apoyo con créditos, señaló.

También anunció que se impulsará el peso de los servicios en la economía nacional, empezando por los orientados a la producción, como los financieros, logísticos, informáticos, investigación y desarrollo, diseño industrial o comerciales, sin olvidar los dirigidos al bienestar de la población o promoción del turismo.

En cuanto al desarrollo de diversas zonas del país, Wen destacó que se seguirá animando a explotar el Occidente, reforzar el nordeste y antiguos centros industriales, el despegue del centro y apoyando a las provincias orientales en su liderazgo de desarrollo.

"Haremos hincapié en invertir la tendencia a la agudización de la disparidad entre el desarrollo socioeconómico de las regiones y será prioritario elaborar y aplicar bien políticas de desarrollo para Tíbet, y las áreas de etnia tibetana de las provincias de Qinghai, Sichuan, Yunnan y Gansú, así como para Xinjiang", afirmó.