Las siete principales empresas del sector reducen su pasivo

La deuda de las mayores inmobiliarias cotizadas suma 25.109 millones

Las siete mayores inmobiliarias cotizadas españolas cerraron 2009 con una deuda total de 25.109 millones, 5.000 millones menos que en 2008. La mayoría redujo sus ingresos, pero también registraron menos pérdidas por el descenso de las provisiones.

La deuda de Metrovacesa, Colonial, Reyal Urbis, Martinsa Fadesa, Afirma, Renta Corporación y Realia suma al término del pasado año 25.109 millones frente a los algo más de 30.000 millones de 2008. Las compañías lograron reducir su endeudamiento gracias a nuevos acuerdos de refinanciación que contemplan venta de activos a entidades financieras acreedoras.

Los ingresos de esas siete inmobiliarias, a excepción de Renta Corporación, fueron menores en 2009. La caída fue especialmente abultada en los casos de Metrovacesa y Reyal Urbis, que prácticamente vieron caer sus ventas a la mitad de un año a otro. En el caso de Metrovacesa, controlada por siete entidades financieras, ha impactado de forma destacable la ausencia de ingresos por alquiler de la torre de HSBC en Londres. "En 2009 se ha sido más selectivo con las ventas", comentó ayer un portavoz de la primera inmobiliaria española por valor de activos.

Reyal-Urbis, que podría alcanzar esta misma semana un acuerdo para refinanciar su deuda, según fuentes financieras, ingresó menos de 1.000 millones de euros en 2009 mientras que un año antes registró ventas por 2.141 millones. Rafael Santamaría, presidente de la inmobiliaria, indica en la memoria del grupo correspondiente a 2008 que ese año se redujo la deuda gracias a ventas a entidades financieras y sociedades dependientes de éstas por valor de 1.967 millones de euros.

A pesar de que las seis mayores inmobiliarias cotizadas redujeron sus ingresos, todas ellas, menos Metrovacesa, registraron menos pérdidas que en 2008.

La depreciación de activos apuntada ya en 2008 y las provisiones efectuadas entonces por la diferencia del valor de los activos de un ejercicio a otro explican en la mayor parte de los casos que las compañías anuncien ahora menos pérdidas que un año antes.

Las seis inmobiliarias vieron también reducido el valor de sus activos de un ejercicio a otro (en parte por la menor propiedad de inmuebles).

Martinsa pierde un 71% menos

Martinsa Fadesa registró el año pasado 713 millones de pérdidas, un 71% menos que un año antes, por las menores provisiones contabilizadas. Según informó ayer la compañía a la CNMV con motivo de sus resultados anuales, la partida de provisiones por la depreciación de los activos inmobiliarios pasó de los 2.442 millones de euros de 2008 a 571,8 millones en 2009. La cifra de negocio de la compañía que preside Fernando Martín cayó un 18% durante el pasado año, hasta los 510,2 millones de euros.

La inmobiliaria destacó que el pasado año, a pesar de estar en concurso de acreedores, logró escriturar 1.942 unidades y que ha adoptado un nuevo modelo de negocio centrado en la promoción de suelo. En este sentido, la empresa desarrolló el pasado ejercicio avances urbanísticos sobre un total de seis millones de metros cuadrados potencialmente edificables (que se corresponderían aproximadamente con 36.750 viviendas). Según fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, el 90% de los incidentes concursales y alegaciones presentados al informe concursal realizado por la administración concursal ha sido ya analizado.