Medidas contra la crisis

Blanco reitera que la creación de empleo es el objetivo del Gobierno

El ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, ha dicho hoy en Zaragoza que la gran prioridad del pacto que propone el Gobierno es la creación de empleo, lo que se conseguirá con una apuesta por sectores que generen mano de obra y un nuevo modelo productivo.

El ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco.
El ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco.

En un acto organizado por los socialistas de Zaragoza para hablar de la situación económica, el ministro ha reiterado en varias ocasiones su petición al PP para que se integre en ese gran pacto político con el objetivo de consensuar medidas para salir de la crisis y volver a crear empleo.

Entre los contenidos de ese pacto, ha detallado que la gran prioridad es la creación de empleo, algo que se conseguirá si se apuesta por sectores que generan mayor intensidad de mano de obra, se facilita el crédito a las familias y a las empresas, se incentiva la innovación y la formación, se hace un esfuerzo de austeridad en las cuentas públicas y, sobre todo, se renueva el modelo productivo.

En este momento, ha indicado el ministro, "sólo hay una camiseta, la de España; sólo hay un oponente, la crisis, y sólo un objetivo, la recuperación de empleo" y, para conseguirlo, hay que hacer una cosa: "remangarse y ponerse a trabajar".

Ha mostrado su optimismo y su confianza en un país que es "fuerte, capaz, serio y solvente", y ha confiado en que es posible "darle la vuelta a la situación".

Sobre el futuro de las pensiones y, aunque no ha hecho referencia expresa a la posibilidad de retrasar la edad de la jubilación, ha dicho que el Gobierno y el PSOE quieren unas pensiones "cada vez mejores, con futuro y para todos, dignas y mejoradas".

Blanco también ha puesto en valor el trabajo del Gobierno y las políticas de estímulo como el Plan E, el rescate para evitar la quiebra del sistema financiero y la inversión en infraestructuras, que asciende a 30.000 millones de euros, el doble de lo que invertía el PP en 2004, ha recordado.

Sobre la crisis, ha insistido en que ha sido consecuencia de la avaricia, la especulación, la desregularización del mercado, la falta de control y de haber hecho "la vista gorda".

La culpa es de aquellos que hacían circular "préstamos insostenibles" y ganar rápidamente beneficios millonarios para especular, aunque esto llevara "a destruir" el sistema financiero.

Para Blanco, hay gente que no quiere hablar del origen de la crisis porque quieren llevar a cabo las políticas que la generaron, las de un nuevo neoliberalismo salvaje que quiere volver a imponer sus normas.