Tiene una deuda de 10 millones

El juez declara en concurso de acreedores al centro comercial Avenida M-40 de Madrid

La sociedad Avenida M-40, propietaria del centro comercial del mismo nombre, ha sido declarada en concurso de acreedores por el Juzgado de lo Mercantil número 9 de Madrid, un procedimiento solicitado por la empresa al encontrarse en situación de insolvencia.

Según consta en el auto del juez, al que tuvo acceso Europa Press, la empresa, filial del grupo portugués Sonae Sierra, tiene un pasivo superior a 10 millones de euros, por lo que el procedimiento se realizará por el trámite ordinario.

El auto, con fecha 17 de febrero, indica que de la lista de acreedores y del inventario de bienes aportado "se deduce que la sociedad atraviesa por una situación de iliquidez con fondo de maniobra negativo en el que el grueso de su activo está constituido por saldos deudores e inmovilizado de difícil realización inmediata".

Asimismo, señala que carece de tesorería suficiente o de otros activos realizables a corto plazo para atender el grueso de su pasivo exigible que ya ha vencido, al tiempo que apunta que "las pérdidas patrimoniales han lastrado los fondos propios", en situación negativa.

Sonae Sierra anunció el pasado enero la solicitud de concurso para esta sociedad en un comunicado al regulador luso, en el que indicaba que los acreedores de la sociedad son los integrantes del sindicato bancario que financiaron el proyecto por 68,25 millones de euros, de los que actualmente están pendientes de pago 39,8 millones de euros.

Según señaló, este centro comercial ha registrado un deterioro progresivo, con reducciones "continuadas" en número de visitantes y ventas. El grupo explicó este deterioro por la "excesiva" concentración de la competencia en la zona, aunque reconoció que la tendencia se aceleró por los efectos de la crisis.