Ganó 151,5 millones

El beneficio de Almirall se elevó un 11,3% el pasado ejercicio

El grupo farmacéutico Almirall obtuvo un resultado neto de 151,5 millones de euros en el año 2009, un 11,3% más que el ejercicio anterior, según ha informado hoy la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El resultado aumentó gracias a la venta de 13 productos no estratégicos de la cartera nacional que representaban unos 8 millones de euros de ventas en 2008. Las ventas netas aumentaron un 2,5% hasta alcanzar los 925,5 millones de euros y el Ebitba se incrementó un 6% hasta los 243,9 millones gracias, en su mayor parte, a la ventas internacionales.

Según la compañía, 2009 ha sido un año de crecimiento sostenido, objetivos financieros alcanzados y resultados en línea con las previsiones.

El presidente de Almirall, Jorge Gallardo, ha explicado que en mayo se propondrá a la Junta General de Accionistas repartir un dividendo de 0,33 euros, aproximadamente un 5% más que el año anterior.

ALMIRALL 14,49 2,11%

Las ventas internacionales crecieron un 5,6% hasta los 389 millones en 2009 y representaron el 42% de las ventas totales, frente al 34% de 2007. La partida de otros ingresos en la cuenta de resultados alcanzó los 107,8 millones de euros, con un descenso del 29,6%.

Los gastos de I+D se situaron en 121 millones de euros, un 13,1% menos que en el año anterior, debido a que en el año 2008 ya se habían asignado todos los costes de estudios pivotales de fase III de la franquicia respiratoria.

El flujo de caja procedente de actividades operativas creció un 12,2% hasta los 261,1 millones, lo que permite cubrir las oportunidades de inversión, la política de dividendos y los pagos de deudas de 2009. El flujo de caja libre alcanzó los 206,4 millones, pese a la adquisición de los derechos de la linaclotida para Europa. La deuda neta a 31 de diciembre se sitúo en 40,1 millones de euros y el patrimonio neto representa un 50,7% del activo total.

Para optimizar la capacidad productiva, durante el año 2009 se cerró un centro de producción en Francia y Almirall anunció su intención de concentrar su producción en dos centros, Sant Andreu de la Barca y Reibek (Alemania).

Las previsiones para el año 2010 apunta a unas ventas estables o ligeramente decrecientes y contención de costes, excepto el gasto en I+D que volverá a crecer, y a mantener los resultados de la compañía. A finales de 2009, Almirall tenía 3.125 trabajadores, un 6,5% más que el año anterior.