Sostenibilidad como eje de la estrategia empresarial

Ikea logra ahorrar 17 millones gracias a las medidas 'verdes'

Fachada de una tienda de Ikea
Fachada de una tienda de Ikea

Ser verde es rentable. El grupo de distribución sueco Ikea trata de convertir la sostenibilidad en uno de los ejes de su estrategia empresarial y en los últimos años ha puesto en marcha un proyecto para reducir su impacto ambiental. Una iniciativa que, al menos por el momento, está teniendo un impacto positivo en los resultados de la filial española.

A lo largo de 2009, la división ibérica (que engloba España y Portugal) aceleró la implantación de medidas relacionadas con la eficiencia energética y la gestión de residuos en sus inmuebles (tiendas, almacenes y oficinas) con las que logró un ahorro de costes de 17,3 millones de euros, según desvelaba ayer la compañía nórdica.

Pero este tipo de iniciativas no sale gratis. En 2009 la cadena de decoración y mobiliario invirtió en el programa de reducción del impacto ambiental un total de 7,5 millones de euros.

Uno de los puntos fuertes de su programa verde es la reducción del consumo energético en todos sus locales, incluidos los 11 que tiene en España. En el último año redujo el consumo en un 14%, lo que se tradujo en un ahorro de 400.000 euros.

En esta misma línea, desde el pasado 1 de enero la electricidad que se consume en sus establecimientos es 100% renovable. El responsable de sostenibilidad de la multinacional, Thomas Bergmark, reconocía que la elevada superficie de los establecimientos tiene un impacto en el medio ambiente y adelantó que en los próximos años más de 100 establecimientos de la multinacional tendrán paneles fotovoltaicos para suministrar la electricidad. En España, la compañía sueca también ha implementado un programa de ahorro de agua (cuyo consumo rebajó un 4,6% en el pasado año) para reducirlo en una cuarta parte en 2015 (respecto a 2005). Además, pretende lograr que el 100% de sus residuos sean reutilizados o reciclados en un plazo de cinco años.

Sin embargo, el responsable de sostenibilidad del grupo reconoce que aún hay una serie de medidas que trata de poner en práctica pero que todavía están por definir, como el reciclaje o la reutilización de muebles usados.

Adiós a los palés de madera

Cuando se piensa en los almacenes de las grandes superficies lo primero que viene a la mente son las estructuras metálicas repletas de palés de maderas en los que apilar infinitas mercancías. Pero esa imagen, al menos en parte, tiene los días contados. En tres años, Ikea va a eliminar por completo los palés de madera para sustituirlos por estructuras de cartón que harán la misma función pero reducirán significativamente el gasto, ya que el transporte supone cerca del 70% del coste de un producto. Con esta medida, Ikea dejará de necesitar cerca de 27.000 camiones de mercancías.