El Gobierno insiste en que habrá acuerdo

CC OO y UGT dicen que la protesta fue un éxito y que la jubilación no se retrasará

La escasa asistencia de manifestantes a las primeras protestas sindicales contra la reforma de pensiones del Gobierno no ha impedido a CC OO y UGT calificarlas de "éxito". Tras tantear a los partidos, las centrales aseguran que no hay consenso político para retrasar la jubilación. Las cifras de manifestantes, a su vez, han permitido al Ejecutivo respirar tranquilo y asegurar que pese a las movilizaciones "habrá pacto".

El desplazamiento obligatorio no cuenta con el consenso político y social necesario", aseguró ayer Cándido Méndez. El secretario general de UGT acababa de reunirse con el portavoz de CiU, Durán i Lleida, y con su representante en la Comisión del Pacto de Toledo, Carles Campuzano. Durante la cita, los catalanes se mostraron partidarios de elevar la edad efectiva de jubilación mediante "el procedimiento pactado de la incentivación voluntaria", en lugar de hacerlo "por la vía de la imposición". El tanteo político concedió a Méndez la seguridad de que la propuesta del Gobierno para reformar las pensiones no contará con un acuerdo unánime en el Parlamento.

Esta "convicción" le ayudó a calificar de éxito la protesta contra el plan del Ejecutivo, que protagonizó el día anterior en Madrid, pese a la escasa asistencia de manifestantes al acto. "Un clamor en las calles" que reunió a unas 60.000 personas según la central, y unas 9.000 para la policía. A la valoración positiva, no obstante, se sumaron también desde Comisiones Obreras, donde destacaron la importante participación lograda pese "a la lluvia y el mal tiempo".

El caso es que el chaparrón sindical no descargó únicamente sobre el Gobierno. Las críticas de los representantes sindicales se dirigieron desde al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, a la Unión Europea, pasando por destacados dirigentes del Partido Popular. Este reparto de culpas, y la baja intensidad de las protestas ayudó al Ejecutivo a pasar el mal trago sin mayores complicaciones. Pese a que las movilizaciones sindicales se prolongarán durante dos semanas -ayer mismo se repitieron en las capitales andaluzas- el Gobierno da por hecho que habrá entendimiento con CC OO y UGT.

Primer aviso

"Hemos venido diciendo que el Gobierno expresaba su máximo respeto a la posición de los sindicatos y a que la expresaran en la calle", declaraba el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho. Pese a ello, dijo tener una "profunda confianza en que eso no va a impedir un diálogo" con las centrales que desemboque en un pacto con ellas y con la oposición. Por su parte el vicesecretario de Política Territorial del PP, Javier Arenas, asumió que las protestas sólo han sido un "primer aviso al Gobierno" en el que los sindicatos "no se emplearon a fondo".

Trabajo pago 3,8 millones a los agentes sociales por su asesoría

La organización que mayores subvenciones recibió en 2009 por su función de órgano consultivo del Ministerio de Trabajo fue la CEOE. La patronal ingresó 1,8 millones de euros con lo que encabeza un listado, que prosiguen UGT, con 1,075 millones y CC OO, con 922.000 euros, según los datos publicados ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Unos 3,8 millones de euros que se reparten entre los principales agentes sociales que participan en el diálogo social, y que suman un total de cuatro millones de euros si se incluye a las organizaciones menores que colaboran con el gabinete de Celestino Corbacho.

El grueso de las subvenciones, sin embargo, se dirige a sufragar la "actividad sindical" de las centrales españolas. La Unión General de Trabajadores obtuvo por este concepto otros 6,397 millones de euros, mientras que a Comisiones Obreras se destinaron 6,08 millones de euros más. A gran distancia de las centrales mayoritarias, la tercera organización en representación de trabajadores, la Unión Sindical Obrera (USO), percibió 497.059 euros, una cuantía similar a la que Trabajo destinó a la central vasca ELA-STV, y así hasta un total de 80 sindicatos de todo el país.