Segunda jornada de huelga

Mañana se anulan entre el 25 y el 50% de vuelos en París por el paro de los controladores

La segunda jornada de huelga de los controladores aéreos franceses obligará mañana a anular de nuevo la mitad de los vuelos en el aeropuerto de Orly en París y el 25% de los de la gran plataforma de la capital francesa, Charles de Gaulle.

La Dirección General de la Aviación Civil (DGAC) indicó hoy que en el resto de los aeropuertos franceses su actividad se verá afectada en función de las conexiones que se mantengan con los dos aeropuertos de París.

A causa de esa incidencia hoy estuvieron cerrados por falta de actividad aeropuertos como los de Biarritz, Pau, Grenoble, La Rochelle, Chambéry o Quimper.

Fuera de París, los menos afectados eran los de Niza y Lyon, donde se mantuvieron más de la mitad de las líneas previstas, al tiempo que en Burdeos y Aix-en-Provence se habían tenido que anular la mitad de los despegues.

La DGAC señaló que puesto que son las compañías aéreas las que deciden cuáles son los vuelos que suprimen, los pasajeros deben dirigirse a ellas para saber si se mantiene un viaje que tuvieran programado.

Por eso indicó que no ha podido cifrar los enlaces afectados con cada país, más allá de comentar que las aerolíneas tienden a mantener las líneas de largo recorrido y aceptan suprimir sobre todo los vuelos interiores o con destinos con múltiples conexiones diarias.

Un portavoz de este organismo señaló que hoy se habían contabilizado 680 huelguistas, lo que supone el 6,38% de la plantilla de la DGAC, cuando en la anterior huelga del 13 de enero habían sido 1.074 personas, un 10% de los trabajadores.

El portavoz explicó que, pese al menor porcentaje global, el impacto sobre el programa de vuelos no era inferior porque se había mantenido la tasa de huelguistas entre el colectivo de los controladores aéreos, un colectivo de 4.400 profesionales.

El paro iniciado hoy está convocado por cuatro sindicatos (CGC, CGT, FO y UNSA, a los que se sumará el jueves CFDT) hasta la medianoche del viernes al sábado en protesta por el proyecto de la DGAC para fusionar el control aéreo de seis países centrales en Europa (Francia, Alemania, Suiza, Bélgica, Holanda y Luxemburgo).

El proyecto de esos seis países, que esperan firmar un tratado a finales de año para su aplicación a partir de 2012, busca simplificar los 27 sistemas de control aéreo existentes actualmente en Europa y reducir sus costes en un 20%.