Foro Cinco Días

La OCDE cree que no hay motivos para dudar de la solvencia de España

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, aseguró hoy en el Foro Cinco Días que "en el caso de España no hay motivos para cuestionar la solvencia financiera del Gobierno" porque el peso de la deuda "es todavía moderado y manejable".

Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Ángel Gurría señaló durante su participación en el Foro Cinco Días, patrocinado por Banco Sabadell y Accenture, que, aunque España no puede alargar más en el tiempo el excesivo déficit actual, que se sitúa en el 11,4% PIB, "no hay motivos para cuestionar la solvencia financiera del Gobierno". Indicó que, en comparación con otros países de la OCDE y la UE, "el peso de la deuda española es todavía moderado -un 55% del PIB en 2009-, la presión fiscal es modesta y el sector financiero es solvente".

Preguntado por si la situación española es comparable a la de Grecia, Gurría dijo que los dos países son incompatibles en términos de deuda, pero instó a España a tomar medidas para detener el rápido aumento de la deuda pública y garantizar su sostenibilidad a largo plazo, "combinando la consolidación de las finanzas públicas y las reformas estructurales".

Para lograr estos objetivos, hizo un guiñó a las posibilidades de la política medioambiental. En este sentido, abogó por recurrir a los "ingresos verdes" subiendo los impuestos al carbono, lo que "no sólo puede ser bueno para el medio ambiente sino también para las finanzas públicas". Añadió que ningún país se está planteando rebajar los impuestos y consideró inviable bajar ahora la presión fiscal, que en España es menor en comparación con la media de la OCDE y la UE.

El secretario general de la OCDE reconoció el "valor, el coraje y la determinación" del Gobierno español por las "importantes medidas" que ha anunciado a comienzos de este año para atajar la situación, entre las que destacó el plan de austeridad para ahorrar 50.000 millones de euros y alcanzar el objetivo de un déficit presupuestario del 3% del PIB, y la intención de reestructurar el modelo económico.

Además, hizo una referencia a las ventajas de España que, en su opinión, son la "buena salud" del sector financiero, aunque insistió en la necesidad de crédito, el nivel educativo y la solidaridad social, para acto seguido enumerar los "tres problemas de fondo" de la ecomía española: la pérdida de competitividad, el lento crecimiento de la productividad y el paro, que alcanza ya el 19% de la población activa, aunque recordó que "a veces se olvida que empezó en el 9%".

La reforma laboral es "prioritaria"

Sobre el desempleo en España, Gurría destacó que entre los jóvenes supera el 40% y advirtió del riesgo de una "generación perdida" al que se enfrenta España. Por ello, manifestó que "la reforma laboral debe ser una prioridad en este país" para lograr un mercado laboral "más dinámico", y abogó por rebajar las prestaciones "excesivamente proteccionistas" que disfrutan los empleados fijos para crear más empleo y reducir la dualidad que caracteriza al mercado laboral español cuando se consolide la recuperación.

"Hoy, la excesiva protección de los empleos existentes conspira contra la contratación de nuevo personal", aseveró.

Vincular las pensiones a la esperanza de vida

Preguntado por la reforma de las pensiones que plantea el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, Gurría apostó por vincular la edad de jubilación a la esperanza de vida y se mostró a favor de de alargar la edad de jubilación hasta los 67 años porque "hay que tomar decisiones hoy". Subrayó que ahora la gente vive una media de 20 años después de jubilarse, mientras que antes vivía unos siete años, y que la jubilación a los 65 años "ya no responde a la realidad demográfica, por lo que hay que actualizarla".

Consideró que los acuerdos recientes entre empresarios y sindicatos "van en la buena dirección" y añadió que "la negociación salarial colectiva debería ser más sensible a las situaciones particulares de las empresas y permitir que se ajusten a los cambios de la economía por la vía de los salarios, más que por medio de la reducción de empleos".

Sobre cuándo saldrá España de la recesión, el secretario general de la OCDE djo que este año será "flojo" y auguró que 2011 será mejor "porque el entorno será también mejor". La recuperación a nivel general llegará cuando se pase de una recuperación inducida a base de "billetazos" a otra "autosostenida" por un crecimiento que no dependa de ayudas públicas y que permita crear empleo, apostilló.