La subasta está fijada para mayo

Televisa, Telefónica y Slim pelearán por licencias de móvil en México

Telefónica ha logrado que se ponga en marcha en México un proceso que lleva años reivindicando: la licitación de espectro de móvil. La firma española se ha visto limitada en los últimos tiempos para dar servicios de tercera generación celular, aquéllos que consumen más ancho de banda, por la escasez de frecuencias que tiene, así que ha presionado todo lo posible para que el Gobierno mexicano sacara a subasta más espectro y poder competir en mejores condiciones con América Móvil, la operadora del magnate mexicano Carlos Slim.

Pero la licitación de espectro también tendrá consecuencias negativas para Telefónica. El Gobierno mexicano quiere aumentar la competencia en el país, así que ha reservado dos licencias nacionales a las que sólo pueden optar compañías que no dispongan de espectro en telefonía móvil.

Además de este frente de competencia, Telefónica también se verá presionada por la entrada de Televisa en telefonía celular. La española ha estado negociando con la mexicana con mayor o menor intensidad durante años, pero al final Televisa llegará al sector de la mano de Nextel, una filial de una compañía estadounidense de la que ha comprado un 30% del capital. Con esta alianza, Televisa no aterriza de cero, sino que podrá competir con una infraestructura y un negocio ya desarrollado, que ahora impuls desarrollado, que ahora impulsará para crecer más.

Estos tres grupos se han presentado a la licitación de frecuencias de móvil, pero no son los únicos. Hay, al menos, otros cuatro candidatos más, entre los que se cuentan Axtel, la segunda operadora de telefonía fija de México; empresas del grupo Salinas, del empresario mexicano Ricardo Salinas Pliego, presidente de la cadena televisiva TV Azteca y accionista de la telefónica Iusacell, y VDT Comunicaciones, una compañía de telefonía fija de Monterrey.

Ahora, la comisión de telecomunicaciones mexicana tiene que decidir qué candidatos cumplen las condiciones para participar en la licitación. Los aceptados tendrán que hacer una oferta económica. En principio, la subasta está fijada para el próximo 25 de mayo.

Telefónica ha logrado que se ponga en marcha en México un proceso que lleva años reivindicando: la licitación de espectro de móvil. La firma española se ha visto limitada en los últimos tiempos para dar servicios de tercera generación celular, aquéllos que consumen más ancho de banda, por la escasez de frecuencias que tiene, así que ha presionado todo lo posible para que el Gobierno mexicano sacara a subasta más espectro y poder competir en mejores condiciones con América Móvil, la operadora del magnate mexicano Carlos Slim.

Pero la licitación de espectro también tendrá consecuencias negativas para Telefónica. El Gobierno mexicano quiere aumentar la competencia en el país, así que ha reservado dos licencias nacionales a las que sólo pueden optar compañías que no dispongan de espectro en telefonía móvil.

Además de este frente de competencia, Telefónica también se verá presionada por la entrada de Televisa en telefonía celular. La española ha estado negociando con la mexicana con mayor o menor intensidad durante años, pero al final Televisa llegará al sector de la mano de Nextel, una filial de una compañía estadounidense de la que ha comprado un 30% del capital. Con esta alianza, Televisa no aterriza de cero, sino que podrá competir con una infraestructura y un negocio ya desarrollado, que ahora impulsará para crecer más.

TELEFÓNICA 6,28 2,11%

Estos tres grupos se han presentado a la licitación de frecuencias de móvil, pero no son los únicos. Hay, al menos, otros cuatro candidatos más, entre los que se cuentan Axtel, la segunda operadora de telefonía fija de México; empresas del grupo Salinas, del empresario mexicano Ricardo Salinas Pliego, presidente de la cadena televisiva TV Azteca y accionista de la telefónica Iusacell, y VDT Comunicaciones, una compañía de telefonía fija de Monterrey.

Ahora, la comisión de telecomunicaciones mexicana tiene que decidir qué candidatos cumplen las condiciones para participar en la licitación. Los aceptados tendrán que hacer una oferta económica. En principio, la subasta está fijada para el próximo 25 de mayo.