Caída de la retribución

Telefónica recibe 115 millones menos en dividendos de Telesp en 2009

Latinoamérica se ha convertido en el impulsor de los resultados de Telefónica durante la crisis mundial. Es la única zona que sigue creciendo a buen ritmo, pero también está notando la tormenta. Y donde le hará daño a Telefónica es en la caja. Telesp, la primera filial de Latinoamérica, pagará 115 millones de euros menos en dividendos con cargo a 2009.

Telefónica recibe 115 millones menos en dividendos de Telesp en 2009
Telefónica recibe 115 millones menos en dividendos de Telesp en 2009

Telesp ha sido siempre la joya de la corona de Telefónica en Latinoamérica. Es la operadora responsable de dar servicios de telefonía fija y banda ancha en el estado más poblado y rico de Brasil, São Paulo, y sus resultados han sido una continua mejora de los ingresos y de la rentabilidad. Para Telefónica, la recompensa han sido sus dividendos, pero los de 2009 no están a la altura de lo acostumbrado.

Según las cifras desveladas por la filial, el dividendo total que pagará Telesp con cargo a los resultados de 2009 suma 2.325 millones de reales, lo que supone la cifra más baja desde 2002. Al tipo de cambio medio del real del año pasado, la retribución en euros se sitúa en 842 millones, de los que Telefónica se lleva la gran mayoría, porque tiene el 88% del capital. Con estas cifras, el ingreso bruto vía dividendos para la operadora española rondaría los 740 millones de euros.

Esta cantidad mantiene a Telesp como la filial latinoamericana más productiva para Telefónica, pero lo es menos que el año anterior. En 2008, la retribución para la española sumó 855 millones de euros -con el tipo de cambio medio del real en ese ejercicio-, así que la merma de ingresos en un año es de 115 millones para Telefónica.

La operadora brasileña repartirá el 107% de su beneficio entre los accionistas

TELEFÓNICA 5,46 -4,26%

Y ello, pese a que Telesp ha hecho un esfuerzo y ha aprobado un último dividendo con cargo de los resultados de 2009 pero todavía no desembolsado de más de 450 millones de euros. Eso significa, que en un sólo pago la filial abonará más dinero a sus accionistas que en los tres dividendos anteriores correspondientes a 2009.

Ese último dividendo ha cambiado radicalmente las cuentas para Telefónica, porque, si se toman en consideración sólo las retribuciones efectivamente abonadas en el ejercicio pasado y en el anterior -y no las prometidas con cargo a esos años-, la caída del dividendo es mayor. Con estos cálculos, Telefónica habría ingresado más de 370 millones de euros menos de Telesp en 2009.

Lo que no se puede decir es que Telesp no tenga a sus accionistas en el primer lugar de sus preocupaciones. La obligación legal en Brasil es repartir un mínimo del 25% del beneficio en dividendos. Telesp dio el 105% en 2008 y lo ha elevado al 107% en 2009.

Tres factores encadenados para un mismo desenlace

Pocos analistas niegan que Telesp es y será una máquina de hacer caja. La telefonía fija y la banda ancha son negocios bastante recurrentes, que garantizan ingresos mes tras mes. El problema viene del lado del crecimiento. Tras varios años de fuerte alza de ingresos y beneficios, el negocio de Telesp parece haber llegado a un tope, sobre todo por las escasas posibilidades de expansión a otras zonas o de integración con Vivo, puesto que la filial celular es propiedad al 50% de Portugal Telecom.

A esta situación se ha unido el problema que tuvo Telesp en verano por los fallos en su red de banda ancha. Las autoridades prohibieron el servicio durante unas semanas, lo que ha dañado el negocio y la imagen de Telesp. Y a ello se suma la crisis y la competencia en el país, todo con la misma consecuencia: menores beneficios.

La cifra

10,2% fue la bajada del beneficio neto de Telesp el año pasado. La operadora brasileña ganó 2.173 millones de reales en 2009.