Dudas sobre el proceso

China Unicom se enfrenta a Nigeria por la privatización de su 'teleco'

China Unicom ha puesto en el disparadero la privatización del ex monopolio de telecomunicaciones de Nigeria. Este país lleva desde 2001 intentando vender esta compañía, cada vez más ahogada por su deuda y los problemas de competencia, pero en todos los intentos tuvo que cancelar la venta por el bajo precio de las ofertas. Su única alternativa fue ceder una participación a una empresa local, pero tuvo que renacionalizar la compañía por la falta de inversiones y los problemas de gestión del comprador.

A principios de esta semana parecía que el maleficio había llegado a su fin. Las autoridades de Nigeria anunciaron que varias compañías se habían presentado al nuevo intento de privatización de la operadora y que el ganador era un consorcio liderado por China Unicom, la socia de Telefónica. El organismo encargado de la privatización aseguró que la oferta de 2.500 millones de dólares -unos 1.835 millones de euros- era la mejor y que sólo debía desembolsar el 30% del precio en el plazo fijado para hacerse con la compañía.

La sorpresa ha saltado cuando China Unicom ha negado haber participado en la privatización, según una portavoz oficial, lo que ha disparado las dudas sobre la validez del proceso y puede provocar la retirada del resto de los ofertantes.