"El objetivo ahora es consolidar la recuperación económica"

Brown reclama un marco mundial común para regular el sistema financiero

El primer ministro británico, Gordon Brown, reclamó hoy un marco mundial común para regular el sistema financiero y se mostró partidario de mantener las medidas de estímulo fiscal para "no poner en riesgo una recuperación económica frágil" y conseguir que 2010 sea "un año de crecimiento".

Durante una conferencia internacional sobre la política progresista, Brown insistió en que es necesaria una "solución global para transformar los servicios financieros", que pasaría por establecer "normas comunes para el capital y la liquidez, standards comunes para la supervisión, normas comunes para los bonus y una forma común de evaluar la contribución que los bancos deberían hacer a la sociedad".

Además, el primer ministro británico defendió que esta solución debería evitar el uso "injusto y desproporcionado de las paraísos fiscales, que además penalizan a los países que está haciendo lo correcto". Acerca de las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros países sobre la idea de imponer un impuesto global a los bancos, confió en que se alcance una acuerdo en la próxima reunión del G-8 en Canadá y en el encuentro del G-20 en Corea del Sur.

Sobre cuándo comenzar la retirada de las medidas de estímulo fiscal para empezar a reducir el creciente déficit público del Reino Unido, Brown se mantuvo en su postura de retrasar la aprobación de medidas fiscales austeras. En este sentido, destacó que el objetivo más importante ahora es consolidar la recuperación económica, y argumentó que los ingresos fiscales, a medida que comiencen de nuevo a crecer, contribuirán por sí mismos a la necesaria reducción del déficit.

"No es momento de poner la recuperación en riesgo, es momento de confirmar que el crecimiento y el empleo están asegurados", añadió. Por su parte, el Partido Conservador, que parte como favorito de cara a las elecciones del próximo mes de junio, y en las que el déficit se está convirtiendo en un tema clave, afirma que el país podría perder su calificación crediticia y la libra estar en riesgo, al menos que se tomen "medidas estrictas" para reducir el déficit que el Partido Laborista de Brown ha creado.