Según JPMorgan

Los bancos podrían necesitar 221.000 millones de dólares de capital

Los bancos podrían verse obligados a obtener otros 221.000 millones de dólares para cumplir las propuestas de reforma regulatoria, lo que podría provocar que su rentabilidad sobre recursos propios se viera reducida en más de la mitad y los productos bancarios se encarecieran de forma general.

Así figura en un informe de JP Morgan Chase, que revela que el Santander será el banco con menor impacto, ya que requeriría "sólo" 1.615 millones de dólares de capital adicional, frente a los más de 35.000 millones que podría necesitar Royal Bank of Scotland.

Los analistas creen que la modificación de la normativa que regula el capital que tienen que tener los bancos para hacer frente a los riesgos no afectaría sólo a los accionistas, sino que podría suponer también un aumento del 33% del coste de todos los productos bancarios, ya que las entidades intentarán compensar la pérdida de rentabilidad.

Los bancos británicos -principalmente Royal Bank of Scotland Group PLC (RBS) y Lloyds Banking Group PLC (LYG)- serían los más afectados por las actuales propuestas, según JP Morgan, y necesitarían hasta 91.000 millones de dólares en capital adicional.

Los segundos más afectados serían los de Europa continental, que necesitarían 86.000 millones de dólares, y por último, los bancos estadounidenses, con una necesidad de capital adicional de unos 44.000 millones de dólares.

Los analistas de JP Morgan estiman que los efectos se dejarían sentir en todo el sector, incluida la banca minorista, dado que no se limitarían a la banca de inversión.

Además calculan que algunos de los costes de la nueva regulación se podrían compensar reduciendo las bonificaciones a los empleados pero que incluso esa medida sólo tendría un impacto limitado y los precios de los productos bancarios aún tendrían que subir en torno a un 26% para que la rentabilidad sobre recursos propios (ROE, en sus siglas en inglés( se mantuviera en los niveles actuales.

Para lograr un ROE del 15%, al que aspiran muchos bancos, las entidades británicas y los bancos de inversión europeos tendrían que incrementar los precios de sus productos un 80%.

JP Morgan considera que la aplicación de todas las propuestas regulatorias restaría 110.000 millones de dólares brutos a los beneficios y que el ROE de los bancos en todo el mundo podría bajar a una media del 5,4% en 2011 frente al 13,3% actual.

En cuanto a los bancos considerados individualmente, JPMorgan calcula que RBS necesitaría unos 35.000 millones de capital adicional y Lloyds otros 23.000 millones.

HSBC Holdings PLC necesitaría 16.000 millones y Barclays, unos 14.500 millones, en tanto que el Santander y UBS serían dos de las entidades menos afectados.