La mora se sitúa en el 4,86%

Las cajas redujeron un 34% su beneficio en 2009 por las mayores provisiones

Las cajas de ahorros cerraron 2009 con un beneficio atribuido de 4.426 millones de euros, lo que supone un descenso del 34,2% respecto al ejercicio anterior, tras la dotación de 9.751 millones para insolvencias y de 2.316 millones a cubrir activos no financieros, según datos de la CECA publicados hoy.

Las cajas señalan que el resultado del ejercicio se explica por el sostenido incremento de los márgenes de negocio y a pesar del fuerte crecimiento de las dotaciones, especialmente de las destinadas a cubrir el posible deterioro de activos no financieros.

La morosidad del sector alcanzó el 4,86% y su cobertura alcanzó el 56,5%. El presidente de la CECA, Juan Ramón Quintás, tras subrayar la contención de esta ratio, que tradicionalmente siempre ha estado por encima de la de los bancos y en la actualidad son similares, advirtió de que la morosidad no será el principal problema de las cajas este año, sino la caída de los ingresos y la prolongación de la situación económica.

El margen de intereses -nueva rúbrica que cifra la diferencia entre los intereses obtenidos y los pagados- se situó en 2009 en 19.653 millones de euros, un 9,9% más. Los resultados de instrumentos de capital registraron un crecimiento el 20%, hasta los 6.992 millones, mientras que el margen bruto cerró el año en 31.984 millones, un 6% más. Los gastos de personal se redujeron un 0,9% y los de administración cayeron un punto porcentual.

Los resultados de operaciones financieras y la aportación de las participadas, entre otros conceptos, se situó en 30.282 millones de euros, un 7,6 por ciento más. En conjunto, el resultado antes de impuestos de los grupos consolidados de las cajas se situó en 5.206 millones de euros, un 34,6% menos que un año antes, mientras que el resultado consolidado fue de 4.948 millones de euros.

Cuotas participativas

El índice de eficiencia de las cajas se situó en el 50,1% a cierre del ejercicio, con un descenso, es decir, una mejora, de 3,7 puntos respecto a diciembre de 2008.

Quintás valoró de manera positiva la solvencia de las cajas, pero aseguró que deberían contar con mas instrumentos para captar capital, además de la cuotas participativas, para llegar con más comodidad a los requisitos de capital exigidos por la normativa.

En este sentido, matizó que no se refiere a dotar de derechos políticos a las cuotas (instrumentos similares a las acciones), sino que deben entenderse como una vía para lograr capital y se les debe de dotar de mecanismos adecuados para ello. "Mi petición es sólo desde el punto de vista financiero", apostilló Quintás.

Defensa de las cajas

En relación a la negocio, las cajas concedieron 885.027 millones euros en 2009, lo que supone una cuota de mercado del 49,4%. El presidente de la CECA defendió hoy que las cajas han seguido concediendo financiación, principalmente a empresas y a familias, a diferencia de los bancos, que se han centrado en las familias.

En este sentido, Quintás aseguró no comprender las declaraciones de algunos banqueros que aseguran que la situación del crédito mejorará cuando se arregle la situación de las cajas, ya que estas entidades han seguido ofreciendo financiación con independencia de la reestructuración del sector.

Asimismo, el director general de la CECA, José Antonio Olavarrieta, recordó que en cualquier recesión hay una contracción de la demanda y que las entidades son ahora más rigurosas a la hora de conceder préstamos porque también lo es el Banco de España con las provisiones.

La cuota de mercado de las cajas en el segmento de crédito a particulares aumentó 0,14 puntos, mientras que en los depósitos de clientes el avance fue de 0,8 puntos. A 31 de diciembre, los depósitos de clientes se situaron en 804.623 millones de euros, un 0,8% más que en el mismo mes del año anterior. El avance en este mercado han permitido a las cajas incrementar su cuota de mercado hasta situarla en el 50,75%.

Entidades en pérdidas

Olavarrieta también reconoció hoy que algunas entidades podrían tener pérdidas durante el ejercicio, pero que posteriormente podrían recuperarse porque esta situación vendrá motivada por las elevadas provisiones.

"Es lógico que en la actual situación de recesión algunos bancos y cajas puedan presentar pérdidas, pero no estamos hablando de quiebras ni procesos concursales, sino que con la intensidad de las provisiones pueden dar perdidas", subrayó.

En este sentido, insistió en que los márgenes financieros durante el ejercicio no van a ser como hasta ahora, pero que las entidades están haciendo un gran esfuerzo para reducir costes y cumplir con el calendario de provisiones.

"Pueden recuperarse o no, dependerá de la intensidad de la crisis", añadió Olavarrieta, quien coincidió con el presidente de las cajas al asegurar que la principal preocupación de las entidades es cuánto se va a prolongar la actual situación económica.

Quintás pide un gran pacto de Estado ante la gravedad de la crisis

El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, instó hoy a todas las fuerzas políticas y agentes sociales a alcanzar un gran pacto de Estado ante la gravedad de la situación económica.

"Los sacrificios y esfuerzos que habría que hacer son tan grandes" que ningún partido político soportaría el desgaste de hacerlo por sí solo, explicó Quintás en la presentación de los resultados anuales de las cajas en 2009, cuando ganaron 4.426 millones, un 34,2% menos que en 2008 tras las dotaciones a provisiones.

"El futuro de la economía depende de que seamos capaces de configurar un plan de acción de este tipo", dijo Quintás.

Sólo hace falta que un equipo "riguroso" y con "capacidad política para tomar decisiones" se siente y se ponga a trabajar, y si es necesario que sea a puerta cerrada "como se hizo en los Pactos de la Moncloa".