Estudio Cracking Counterfeit Europe

Las fronteras de la UE, un coladero para los fármacos falsos

Los envases de medicamentos ilegales intervenidos se multiplican por siete.

La fronteras de la UE, un coladero para los fármacos falsos
La fronteras de la UE, un coladero para los fármacos falsos

Uno de cada tres españoles, casi un 29,8% de la población, ha comprado alguna vez un medicamento con receta a través de prácticas inadecuadas o ilícitas, por internet, por ejemplo, en lugar de a través del canal sanitario adecuado. Y eso, pese a que se estima que entre el 50% y el 90% de los fármacos que se venden por estas vías son falsos, según muestra el estudio Cracking Counterfeit Europe, encargado por la farmacéutica Pfizer y presentado ayer de modo simultáneo en toda Europa.

Este mercado negro mueve 1.500 millones de euros sólo en España, el 14,3% del total del mercado negro europeo, que se cifra en 10.500 millones anuales. En el mundo, la falsificación de fármacos mueve 75.000 millones de dólares al año (54.600 millones de euros).

En las fronteras europeas se han decomisado en sólo dos meses, entre octubre y noviembre de 2009, unos 34 millones de pastillas falsas, tal y como comunicó hace unos días el vicepresidente de la Comisión Europea, Günter Verheugen y recordaron ayer los ponentes del estudio. El número de envases de medicamentos falsos descubiertos en las fronteras europeas aumentó desde los 560.598 en el año 2005 hasta los 4.081.056 en el año 2007, es decir, se multiplicó por siete en dos años, según los últimos datos de la CE disponibles. Según la Organización Mundial de la Salud, el 1% de los medicamentos vendidos en los mercados desarrollados como los de la UE son falsos.

En España, los encargados de presentar el estudio ayer a los medios fueron Francisco José García Pascual, director de comunicación de Pfizer; Ana Pastor, presidenta de la Sociedad Española de Médicos de Familia y Comunitaria (Semfyc); y el inspector de la brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional, José Rodríguez.

El inspector señaló que actuar contra este tráfico es "muy complejo" por la dificultad de localizar a los infractores. Aunque actúen en España, la web a través de la que venden los medicamentos "suele estar alojada en otros países", explicó.

Además, Rodríguez destacó que las dificultades para luchar por la vía penal contra estas prácticas son "muchas", por lo que es "imprescindible", según el inspector, la colaboración entre países y con la Interpol para conseguir bloquear rápidamente los portales.

El estudio se ha realizado con encuestas a 14.000 personas en 14 países. España se sitúa en cuarta posición en cuanto a compradores de medicamentos a través de prácticas ilícitas, sólo detrás de Alemania, Italia y Noruega. La media de personas que realizan estas prácticas asciende al 21%.

En el caso concreto español, los datos pusieron de manifiesto que uno de cada cinco españoles, un 21%, no considera que comprar sin receta medicamentos para los que se requiere prescripción médica sea una actividad de riesgo. García Pascual indicó que "un preocupante 13% de los encuestados manifiesta que el hecho de que sea falso no modificaría su intención de compra".

De hecho, uno de cada diez españoles entrevistados "no se preocupa por la autenticidad de los productos adquiridos a través de internet" mientras que el 21% considera que "un medicamento con prescripción adquirido sin receta siempre es auténtico".

En España, los fármacos comprados por internet más consumidos fueron los dedicados al tratamiento de la gripe, con un 59,2%. Esta cifra responde a que el estudio encargado por Pfizer se realizó en pleno auge mediático de la pandemia de la gripe A. Los siguientes más vendidos son los destinados para adelgazar, con un 22,5%; para dejar de fumar, con un 16,8%, los tratamientos para el dolor crónico alcanzan el 16,1% y los orientados a la disfunción eréctil, un 14%.

Botica online

Casi el 94% de las farmacias online no tiene un nombre ni un farmacéutico verificable detrás. Más del 90% de estas boticas no exige receta médica y más de la mitad ofrecen descuentos especiales, según la Alianza Europea para el Acceso a Medicamentos Seguros.

Se copia tanto la marca como el genérico

El mercado global de falsificación de medicamentos mueve 54.000 millones de euros al año. La OMS señala que uno de cada diez medicamentos que se comercializan en el mundo son falsos y este porcentaje asciende al 50% cuando se trata de países en vías de desarrollo.

El estudio plantea que este mercado negro es más generalizado en los países donde "el control y la aplicación de la reglamentación farmacéutica son menores, la oferta de medicamentos es escasa o irregular, los mercados no están reglamentados y los precios no son asequibles".

Se falsifican todo tipo de fármacos tanto de marca, como la Viagra o genéricos, como el paracetamol. "En términos generales, los falsificadores se sienten atraídos por dos tipos de medicamentos: aquellos que tienen una gran comercialización y aquellos que se venden a precios elevados", afirmaron.